Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Pasaportes en Colombia: ¿Dejarán de producirse después del 2 de octubre?

Luego de que la Cancillería declarara desierta la licitación para la elaboración de los pasaportes en Colombia, el abogado de la firma encargada de su elaboración habló sobre lo que pasará ahora.

¿Dejarán de producirse pasaportes en Colombia después del 2 de octubre?

La Cancillería declaró desierta la licitación para la elaboración de los pasaportes en Colombia, contrato que actualmente tiene la firma Thomas Greg & Sons y que aspiraba a continuar con el mismo por un valor de 600 mil millones de pesos. Pero ¿habrá problemas con la producción de este documento? Juan Pablo Estrada, abogado de la compañía, habló al respecto.

¿Qué dice sobre la decisión de la Cancillería respecto a los pasaportes en Colombia?
La reacción es la que planteó ayer mi cliente a través del suscrito como apoderado en la audiencia. Respetamos esa decisión, pero no la compartimos, y como no la compartimos interpusimos un recurso de reposición por considerar que las razones en que fundaron la declaratoria desierta no se acompasan ni cumplen con los presupuestos que la ley y la jurisprudencia prevén para poder privar a un contratista que había cumplido con todas las exigencias de un pliego de condiciones libremente elaborado por la Cancillería de ser adjudicatario del contrato.

¿A partir del 2 de octubre los colombianos ya no podrían sacar pasaportes en Colombia?
No hemos dicho que se quedarían sin el documento de identificación. Lo que hemos señalado es que, por cuenta de las prórrogas y adiciones del contrato, que ya coparon el porcentaje que la ley permite, que es el 50% del valor inicialmente contratado, el contrato vigente culmina el 2 de octubre. No es un tema de falta de deseo, de voluntad, es que no hay amparo ni respaldo legal para que se sigan produciendo los pasaportes y habrá que esperar qué decisiones adopta la Cancillería a partir de la declaratoria de emergencia que ha anunciado para poder dar continuidad en la entrega de la libreta. Lo que hemos dicho es que el 2 de octubre, el contratista actual cesa en funciones porque se acaba el contrato que respaldaba sus actuaciones.

¿Qué lectura da a lo dicho por el canciller Álvaro Leyva?
Él dice que declara desierto y que va a abrir el proceso que manda la ley. La Ley 1150 de 2007 señala que cuando una licitación pública fracasa, es menester dar apertura a un proceso de selección abreviada si se hace dentro de los cuatro meses siguientes, seguramente ese es el pensado de la Cancillería y estaremos atentos a esa convocatoria. Por lo pronto señala que para garantizar la continuidad declarará la urgencia; declarar la urgencia lo faculta para contratar directamente a alguien que elabore los pasaportes y haga las tareas de personalización. Hay que ver en quién se piensa apoyar la Cancillería para poder seguir elaborando un documento con las especificaciones técnicas que exigen los convenios internacionales suscritos por Colombia y que garantizan la movilidad de los nacionales colombianos en el exterior.

¿Qué pasó con el proceso licitatorio desierto?
Los pliegos de condiciones que regularon este proceso, como toda obra humana, pues son susceptibles de mejora. Y como todos estos procesos de gran envergadura hay muchos interesados en participar, pero lamentablemente la misma ley exige que los requisitos de habilitación y de puntuación sean adecuados y proporcionales a la naturaleza del contrato y al balón. Este es un contrato de casi medio billón de pesos y, adicionalmente, para elaborar unos documentos de seguridad. Yo considero que las exigencias que habían señalado en el pliego se acompasaban con esa naturaleza y valor del contrato.

Publicidad

La Cancillería recibió observaciones de muchos interesados, que respondió y a las que no accedió, y continuó con el proceso, fijó unas reglas que lo atan y lo vinculan jurídicamente, y sometiéndonos a esas reglas presentamos una propuesta que cumplió a cabalidad con todas las exigencias. Y en eso consiste la escogencia objetiva. Cuando hay un solo proponente muy distinto a lo que se ha querido transmitir en el imaginario colectivo es posible y legal adjudicar. En ese caso no hay comparación con otra oferta, sino comparación con las reglas que la administración fijó, y eso es lo que ocurrió y como usted bien lo señala el proponente que yo represento, la Unión Temporal Pasaportes 2023 obtuvo el máximo puntaje posible y resultó habilitada en todos los aspectos que así determinaba el pliego de condiciones. Entonces no hay una razón jurídicamente válida para poder respaldar una declaratoria desierta, porque la declaratoria desierta solo procede cuando es imposible esa escogencia objetiva y en este caso la escogencia objetiva resultaba o venía de comparar nuestra oferta con las reglas definidas por la administración.

Dice la Cancillería que no se tuvieron en cuenta observaciones de otras firmas interesadas.
No existe una regla mandatoria de que lo que observa un interesado tenga que ser acogido o no. La administración, repito, goza de una discrecionalidad para configurar la regla de participación, siempre apuntando a satisfacer el interés general, a escoger el mejor proponente y a fijarla de manera adecuada y proporcional al valor de la contratación. Y el proceso continuó es porque los equipos legales, técnico, financiero y económico de la Cancillería juzgaron que las reglas como estaban permitían escoger el contratista más idóneo para seguir produciendo estos documentos.

¿Qué implicaría la urgencia manifiesta, que el canciller asuma la facultad de contratar?
Él ahora asumió de nuevo la contratación, no sé si mantendrá esa facultad o la volverá a delegar y sí, puede contratar directamente, es decir, sin que medie un proceso de convocatoria pública a una firma que desde luego también tendrá que escoger de manera objetiva, es decir, que acredite la idoneidad y la experiencia para prestar el servicio y, además, que el precio que ofrezca esté dentro de unas condiciones de mercado.

Publicidad

¿Podrían seguir por 30 días con la impresión de pasaportes en Colombia?
Hasta donde tengo noticia, a mi cliente no le han informado nada distinto de lo que ya le señalé, pues nuestro contrato no aguanta más prórrogas. No fuimos los escogidos porque la licitación se declaró desierta y no tengo cómo darle a usted una información certera de si están contemplando o no en buscar apoyo en quien era el contratista anterior. Solo le digo que estos contratos normalmente son de largo aliento por la inversión cuantiosa que hay que hacer en unos insumos bastante especializados y que no es fácil que a usted le vendan un puchito para hacer unos pasaportes.

  • Publicidad