Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Vacunas a lomo de mula: la travesía que hacen enfermeras para llevarlas a los lugares más alejados

Dos trabajadoras de la salud enfrentan trochas y ríos para repartirlas. Muchos valoran su berraquera, pero cuestionan también la presencia del Estado en estos sitios.

En Arauquita, dos enfermeras llevaron vacunas a lomo de mula y sorteando todo tipo de obstáculos para garantizar que los pacientes reciban esta inmunización contra el coronavirus COVID-19 .

Como los lanceros de la Independencia o los arrieros de antaño, Aurora y Liliana, vacunadoras del hospital San Lorenzo de Arauquita, han tenido que montar a caballo y atravesar lagos en esa lucha por difundir el biológico.

Salimos todas las mañanas a las seis, con la bendición de Dios, a cada una de las veredas de nuestro municipio. En algunas ocasiones nuestro transporte llega hasta puntos donde no es accesible seguir con nuestra moto”, cuenta Aurora Gutiérrez.

Por las mismas trochas que usan los baqueanos de Guamalito, estas mujeres llevan vacunas a lomo de mula para salvar vidas.

“Existen muchos riesgos, ya que nos toca atravesar por ríos, por lagos. Llegamos a sus hogares así sea a pie, ya sea en caballo o en canoa, a llevar esa dosis de esperanza a cada uno de nuestra población", agrega Aurora.

Liliana Páramo, otra de las enfermeras que lleva las vacunas a lomo de mula, habla de la lucha que también deben librar para que la gente confíe en los biológicos: “Hay mucha gente que cada día nos toca convencerlos que ese virus está vigente, que ese virus sí existe, y que hay que cuidarnos y protegernos diariamente”.

Publicidad

Para estas mujeres el mejor pago a su sacrificio es llegar con la vacuna a donde se necesita. Aunque muchas veces les toca “sin desayuno, sin almuerzo o sin cena” existe gente de buen corazón que “nos han colaborado para llegar a cada uno de ellos”.

Aurora y Liliana, las enfermeras que llevan vacunas a lomo de mula, alcanzan diariamente a vacunar a unas 100 personas. Demuestran así que la mujer llanera logra lo que se propone y que vacunar en Colombia y llevar vida va más allá de poner la inyección.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias