ciclismo
10:53 am - 4 de Abril de 2018

Nairo y Urán pasaron sin problemas la tercera etapa de la Vuelta al País Vasco

Por: 
EFE/ Noticiascaracol.com

El boyacense y el antioqueño se mantienen a 58 segundos del líder, el francés Julian Alaphilippe, en los puestos 12 y 13 respectivamente.

El corredor australiano Jay McCarthy (Bora-Hansgrohe) se impuso al sprint en la tercera etapa de Vuelta al País Vasco, Bermeo-Valdegobía (184,8 kilómetros).

McCarthy fue el más rápido del gran pelotón en la larga recta de meta de casi tres kilómetros y cruzó la línea de llegada en cabeza por delante del bielorruso Aleksandr Riabushenko (UAE Emirates) y el polaco excampeón del mundo Michael Kwiatkovski (Sky).

Carlos Betancur (Movistar), Nairo Quintana (Movistar), Rigoberto Urán (EF-Drapac) y Winner Anacona (Movistar) llegaron con el mismo tiempo a meta, en los puestos 57, 65, 69 y 87, respectivamente.

Por su parte, Nelson Soto (Caja Rural) perdió 14 minutos y 28 segundos e ingresó en la casilla 14:28.

La clasificación general no sufre variaciones, con Alaphilippe de maillot amarillo y 8 segundos de ventaja sobre el esloveno Primoz Roglic (Lotto NL-Jumbo), el gran favorito a la victoria final ante la crono de 19,4 kilómetros llanos que le espera este jueves en Lodosa.

Tercero y cuarto son Gorka Izagirre (Bahrein) y Mikel Landa (Movistar), primer y segundo español de la carrera, a 39 y 43 segundos del líder.

La jornada resultó el día de transición que se esperaba. Con agua, pero sin viento ni apenas dificultades montañosas en el tramo final, la enjundia de la etapa para los favoritos se ciñó a resguardarse antes de entrar en un cruce peligroso a 8 km. de meta, donde se adelantó el Movistar en bloque para evitar disgustos, y fundamentalmente en la recta final de 2.800 metros.

En ella atacó a 2,2 km Alex Aranburu (Caja Rural), que aguantó por delante hasta poco más de 500 metros. Allí aceleraron definitivamente los más rápidos y McCarthy superó con claridad a todos sus rivales.

Previamente, la fuga que marca cada día la carrera esta vez duró casi hasta el final, ya que el último de sus integrantes, el danés nacido en Irlanda Christopher Juul Jensen (Mitchelton-Scott), no fue cazado por el gran grupo hasta que quedaban 3,4 km para meta.

Hasta ahí le acompañó el español David de Cruz (Sky), que había movido la carrera 13 km antes marchándose del pelotón junto a su compañero Kwiatkovski, que cedió después, pero mantuvo fuerzas para disputar y ser tercero en el sprint definitivo.

Esa fuga de cada día la había lanzado ya en el km 2 un especialista, el belga Thomas de Gent (Lotto Soudal), a quien se le unió unos metros más adelante Juul Jensen.

En el km10 saltó un grupo de ocho corredores a por ellos, los locales Jon Irisarri (Caja Rural), Aritz Bagués (Euskadi-Murias), Pavel Sivakov (Sky), Benjamin King (Dimension Data), Hugh Carthy (EFD) y Willem Smit (Katusha).

Le costó al octeto cazar a la pareja, pero lo logró en el km 38 y para el km 52 ya alcanzaron juntos 6:30 de ventaja sobre el pelotón.

Ahí empezó a trabajar el Sunweb de Michael Matthews para defender las opciones del principal favorito a imponerse en la meta, labor en el que ayudó el Quick-Step del líder Alaphilippe.

Con el paso de los kilómetros, De Gent vio peligrar la fuga, aceleró por delante y fueron cediendo uno a uno sus compañeros hasta quedarse de nuevo solo encabezando la etapa el dúo que formó de inicio con Juul Jensen.

Mientras eran cazados las unidades de la fuga que habían cedido, y ya con la lluvia como compañera, saltaron del pelotón para mover la carrera Kwiatkowski y De la Cruz, a 17 km de meta.

Cedieron De Gent y Kwiatkovski a 13 km de la llegada pero Juul Jensen y De la Cruz no cejaron y mantuvieron la motivación y la cabeza a pesar de un ataque del belga Dylan Teuns (BMC) desde el pelotón a 11 km.

Neutralizado Teuns sin que lograse su objetivo, y sin alcanzar aún a los últimos escapados, Movistar lideró al gran grupo para protegerse en un peligroso cruce a 8 km de meta y dejó todo hecho para que los más rápidos se jugasen el triunfo de la etapa en la larga recta final. En la que el triunfo de McCarthy fue incontestable y las consecuencias para la general inexistentes.

La etapa de este jueves se presume la jornada clave, la contrarreloj individual que este año no cierra la prueba, sino que llega en el cuarto día de los seis de carrera.

Serán 19,4 kilómetros totalmente llanos en los que se pueden establecer importantes diferencias, con salida y llegada en Lodosa (Navarra) y pasos por la Ermita San Emeterio-San Celedonio (km 3,5) y la localidad de Sartaguda (km.13).

Un día que se apunta especialmente favorable al segundo clasificado, Primoz Roglic, al que se le espera arrebatando el maillot amarillo a Julian Alaphilippe, quien, aun habiendo ganado las dos primeras etapas, apenas si le supera en 8 segundos.

Ver Comentarios

d