deportes
10:10 am - 9 de Abril de 2018

Entre lágrimas, Canadá busca explicaciones al accidente donde fallecieron 15 jugadores de hockey

Unas 3.000 personas, la mitad de la población de Humboldt, se reunieron en la pista del equipo de los Broncos para acompañar a los familiares.

El primer ministro Justin Trudeau llegó a este poblado del oeste canadiense "para apoyar a las familias de las víctimas y ofrecerles personalmente su apoyo", dijo la oficina del gobernante, que asistió a la ceremonia ecuménica por los fallecidos y también visitó a los jugadores heridos.

"Es de lejos el más grande acontecimiento de la historia de nuestra localidad", declaró con la voz temblorosa el alcalde Rob Muench.

Con el himno canadiense cantado a capella -coreado por la multitud-, comenzó la ceremonia que estuvo seguida de algunos discursos, rezos y canciones.

Policía de Canadá había advertido el sábado que la investigación del accidente, que se produjo en una región rural de la provincia de Saskatchewan, sería "muy compleja" y "tomará tiempo".

La última cifra de víctimas es de 15 muertos y 14 heridos, "algunos en estado grave".

La única persona que salió indemne del accidente, el chofer del semi-remolque, fue liberado por la RCMP, que rehúsa toda especulación sobre las causas del accidente.

El autobús se accidentó cuando trasladaba al equipo de hockey juvenil a un partido del torneo local. En total viajaban 29 personas, incluido el conductor.

“Una tragedia como esta nos une más”

"Todas las pequeñas ciudades como esta, todo lo que hacen en invierno es hockey, mucho hockey", dijo a la salida de una misa Albert Hoppe. "Humboldt es una ciudad de hockey", añadió este septuagenario, vestido con un atuendo del equipo.

"Es una comunidad muy unida, todos se aprecian y trabajan juntos. Una tragedia como esta nos une más", dijo Fred Stanec, miembro de la iglesia católica St Augustine, que fue sede de un desayuno organizado para recaudar fondos para el equipo.

Otra recaudación de fondos, lanzada en internet para las víctimas, sumaba unos 4,5 millones de dólares canadienses (unos 3,5 millones de dólares estadounidenses).

"Es trágico, aún no lo asimilo. Tomará un tiempo para asimilar el golpe", dijo Calvin Lukan, que llegó a una de las misas junto a su esposa e hijos.

Otros residentes de Humboldt, una ciudad de unos 6.000 habitantes, se instalaron afuera de la pista del equipo, donde fueron dejadas flores y tributos a las víctimas.

La emoción provocada por esta tragedia trasciende los límites de Canadá.

"Todo el país está conmovido y de duelo", había dicho el sábado Trudeau, declarándose con "el corazón destrozado".

El presidente estadounidense Donald Trump expresó su "profunda estima" y envió condolencias a los familiares de las víctimas.

Condolencias y homenajes se multiplicaron también por parte de los mayores equipos de hockey canadienses y estadounidenses, entre ellos los Canadiens de Montreal, los Maple Leafs de Toronto o los Blackhawks de Chicago.

Más sobre esta noticia:

 

Ver Comentarios

d