deportes
7:17 pm - 30 de Agosto de 2018

Este tenista estaba jugando tan mal que hasta el árbitro paró el partido para animarlo

AFP
AFP

Al final, Nick Kyrgios, reconocido por su carácter cambiante, se sobrepuso para ganarle a Pierre Hugues Herbert en la cuarta jornada del US Open.

Para los amantes del tenis no es un secreto que Nick Kyrgios es el nuevo “niño malo” del circuito de la ATP. Son varias las ocasiones en las que el australiano ha ocupado las primeras planas por su mal comportamiento en las canchas.

Por ejemplo, en la Rogers Cup de 2015, empezó una pelea con el suizo Stanislav Wawrinka y después lo insultó asegurando que otro jugador se acostaba con su novia. En otro momento, en el abierto de Shanghái de 2016, se negó a seguir jugando y le regaló varios puntos su rival, el alemán Misha Zverev.

En esta ocasión, Kyrgios se enfrentaba al francés Pierre Hugues Herbert para definir su paso a la ronda de 32 del abierto de los Estados Unidos cuando comenzó a jugar de manera displicente tras caer en el primer set. El australiano no devolvía el servicio de Herbert y se sentaba con la cabeza gacha en los tiempos de descanso.

Fue en ese momento que el árbitro Mohamed Lahyani, de origen afgano, se bajó de la silla y le pidió al tenista australiano que se animara y tratara de jugar mejor. “Quiero ayudarte, te he visto jugar y sé que eres muy bueno para el tenis. El que está ahora en la pista no eres tú", fueron algunas de las palabras que Lahyani le dedicó al jugador.

Luego del llamado de atención, el australiano ganó 19 juegos de los siguiente 25 para imponerse sobre el francés 4-6,7-6, 6-3 y 6-0.

A pesar de la clara mejoría, el “chico malo” del tenis trató de restarle importancia a la acción realizada por el árbitro. “No estoy seguro de que me haya animado. Solo me dijo que lo que estaba haciendo no se veía bien”, dijo Kyrgios en rueda de prensa, para luego añadir: “No me sentía bien, sabía lo que estaba haciendo en la cancha no estaba bien. No lo estaba escuchando, no me ayudó en nada”.

La controvertida charla entre el jugador y Lahyani fue tomada como ‘coaching’, una práctica prohibida en el tenis profesional, por lo que la organización del torneo tuvo que salir en defensa del juez: “Lahyani estaba preocupado de que Kyrgios necesitara atención médica. Este le dijo al jugador que, si sentía mal, el certamen le suministraría atención médica. También, que, si seguía jugando de manera displicente, tomaría las acciones correspondientes”.

Tras la controvertida victoria, Nick Kyrgios se enfrentará a Roger Federer por un opuesto en cuartos de final del último ‘Grand Slam’ del año.

Ver Comentarios

d