fútbol
3:27 pm - 13 de Octubre de 2018

División por Bolsonaro y Haddad toca la puerta de la selección de Brasil

Por: 
Noticiascaracol.com

Son varios los miembros actuales y exestrellas de 'la canarinha' que han mostrado su apoyo al candidato de ultraderecha.

En las calles de Brasil hay una verdadera olla de presión causada por las elecciones en las que se impuso Jair Bolsonaro, pero en las que no logró los votos suficientes para hacerse con la presidencia en primera vuelta. El clima de división entre izquierda y derecha aumentó exponencialmente desde que se supo que habría segundos comicios.

El pueblo brasileño se ha volcado a la arena política para apoyar al candidato más ajustado a su pensar: el ultraderechista Bolsonaro o el sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva, Fernando Haddad. Esta polarización ha llegado incluso a los campos de fútbol, donde los jugadores activos y retirados han decidido sentar su posición.

Dos históricos de ‘La Canarinha’ y del fútbol mundial como lo son Ronaldinho y Rivaldo hicieron público su total apoyo a Bolsonaro. Los exjugadores han realizado varias publicaciones en sus redes sociales en las que hacen campaña por el candidato del Partido Social Liberal.

Ronaldinho, uno de los 10 más habilidosos de la historia de la ‘verdeamarela’, publicó una foto en la que vestía la camiseta de Brasil con el número 17, cifra con la que se ha identificado durante su carrera política Bolsonaro.

La imagen iba acompañada del siguiente mensaje: “Para un mejor Brasil, quiero paz, seguridad y alguien que nos dé alegría. ¡¡¡Elegí vivir en Brasil, y quiero un Brasil mejor para todos!!!”. Aunque no mencionó al candidato de ultraderecha, Bolsonaro agradeció a ‘Dinho’ por su apoyo: “Muito obrigado, Ronaldinho! É uma honra! (Muchas gracias, Ronaldinho, es un honor).

El respaldo de Rivaldo, miembro del último Brasil campeón del Mundial, ha sido más notorio y continuo. El delantero ha hecho varias publicaciones pidiendo a los brasileños que voten por Jair Bolsonaro, incluso publicó una foto celebrando el título de Corea y Japón con un marco perteneciente a la campaña presidencial.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Rivaldo Ferreira (@rivaldooficial) on

“Necesitamos que él resuelva los problemas de nuestro país y no que nos enseñe valores, eso tenemos que aprender en casa y en la escuela. Si tuviéramos que aprender valores con el presidente, hoy estaríamos atrapados en Curitiba” fueron las razones esgrimidas por Rivaldo a través de Instagram para apoyar al controvertido político.

La política entra al campo de juego

El pasado 17 de septiembre, el Palmeiras igualó a un tanto con Bahía. En medio de la alegría por haber anotado el gol del empate, Felipe Melo hizo una peculiar dedicatoria en la rueda de prensa: “Quiero agradecer a Dios por el gol y a la familia. Este gol va para nuestro futuro presidente Bolsonaro”.

Las declaraciones, que rompieron con la barrera existente entre la política y el campo de juego, crearon gran controversia dentro de los fanáticos, tanto así, que el club Palmeiras tuvo que salir a desligarse de lo dicho por su jugador.

“La Sociedad Deportiva Palmeiras viene aclara que la posición política del atleta Felipe Melo refleja, única y exclusivamente, una manifestación particular, y no de la institución”, dice uno de los apartes del comunicado del equipo de Sao Paulo.

El comentario de Melo ha sido el primero de un jugador dentro de las canchas en esta campaña política, pero es la muestra del sentir de muchos atletas brasileños en activo a nivel mundial.

Por ejemplo, la cuenta de Twitter de Lucas Moura, extremo del Tottenham Hotspur de Londres, se ha convertido en un espacio de defensa del candidato exmilitar.

Otras estrellas del fútbol carioca, como Neymar y Gabriel Jesús, han realizado un apoyo más velado y han dado ‘me gusta’ a publicaciones a favor del candidato que en reiteradas ocasiones ha dicho que “los negros no sirven ni para procrear”.

“¿Cómo vamos a ponernos del otro lado?”

No todos los miembros de ‘La Canarinha’ han abrazado al ganador de las elecciones del pasado domingo. Juninho Pernambucano, exvolante de la Seleção y del Olympique de Lyon, hizo duros señalamientos, en una entrevista para la edición brasileña del diario El País de España, contra los futbolistas que han apoyado a Bolsonaro.

“Me revuelco cuando veo jugadores y exjugadores de derecha. Nosotros venimos de abajo, somos pueblo. ¿Cómo vamos a ponernos del otro lado? ¿Cómo vamos a apoyar a Bolsonaro?”, fueron las palabras de Pernambucano.

Las hinchadas también han tomado partido. Las “torcidas” del Corinthians y el Flamenco rechazaron la candidatura de ultraderecha y pidieron a sus integrantes que no votaran por ella. Digão González, líder de la barra del Timão, escribió una carta a toda la hinchada asegurando que “Gavião -nombre dado a los fanáticos del Corinthians- no vota a Bolsonaro”.

Además de esta misiva, en el encuentro entre Corinthians y Sport Recife, varias hinchas mujeres de ambos clubes fueron detenidas por la policía militar de Sao Paulo por mostrar carteles a favor de Fernando Haddad, candidato que quedó en segundo lugar el pasado domingo.

El fútbol vuelve a la política

Lo vivido en los últimos días en Brasil recuerda al periodo de agitación social de la década de los 80, cuando la dictadura militar, iniciada en 1964, se vino al piso. Uno de los grandes gestores de la transición hacia la democracia fue el club Corinthians.

A través de un modelo de autogestión, llamado Democracia Corinthiana, el equipo paulista dio un ejemplo de poder bajo consenso a un país que fue dominado por un régimen autoritario por casi 20 años.

El pequeño modelo de democracia al interior del equipo fue acompañado por la participación de las grandes estrellas del club - Sócrates, Vladimir, Zenon y Casagrande- en las movilizaciones en contra de la dictadura.

Ver Comentarios

d