deportes
7:07 am - 16 de Abril de 2016

Muerte de peleador tras combate conmociona a las artes marciales mixtas

Artículo
Por: 
Noticiascaracol.com

“Please support Joao's Family”. Por favor, apoyen a la familia de Joao.

Parece un grito desesperado. Es el llamado que hace en su perfil de Facebook Mariusz Domasat, el réferi que vigiló de cerca la pelea entre el portugués Joao Carvalho y el irlandés Charlie Ward. Es el hombre que suspendió el combate de Artes Marciales Mixtas en el Estadio Nacional de Dublín (Irlanda) y decretó un knock out técnico cuando el portugués dejó de defenderse de los golpes que le estaba propinando su oponente. Corría el tercer asalto.

Minutos más tarde, Carvalho fue atendido por médicos expertos en ese deporte en el centro médico dispuesto por la empresa Total Extreme Figthing (organizadora del evento) a pocos metros del octágono, luego, por disposición de ellos fue llevado al hospital Beaumont y allí,  un día después, falleció.

Ocurrió hace una semana, pero es una tragedia que marca un evento organizado con los más altos estándares y que aún retumba en los medios de comunicación, en las redes sociales, en los gimnasios, en las calles.

Por ahora los médicos y las autoridades irlandesas investigan para dar un dictamen sobre la muerte de Joao. Mientras tanto, sus familiares, los amantes y practicantes de este deporte esperan. Incluso en Colombia, donde las AMM toman fuerza todos los días.

Hay gimnasios especializados en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y otras ciudades y se han realizado 300 peleas profesionales validadas por la Ultimate Fighting Championship (UFC), una de las dos empresas más importantes del mundo en la organización de este tipo de espectáculos.

Por eso, según Andrés Hoyos, promotor con más de cinco años de experiencia y experto en esta clase de deportes, es supremamente importante esperar y conocer las razones del deceso de Joao, que tenía 28 años.

“Los riesgos son muy altos: sufrir una contusión, fracturas, incluso parálisis y no solo en competencia, también en entrenamientos”, dice Hoyos.

El experto, que por años estuvo al frente de los espectáculos organizados por Striker Fitghting Champinonship en Colombia, explica que para evitar que este tipo de hechos ocurran, las empresas son obligadas a contratar dos tipos de pólizas de salud para cada evento: una para los deportistas y otra para los asistentes a los espectáculos.

“Las secretarías de salud hacen requerimientos, tienen que estar esos servicios organizados, se tienen que cumplir leyes de aglomeración de público, y tomar servicios de salud, uno de ellos lo presta la Cruz Roja Colombiana”.

Además, dice que se cuenta con médicos que están presentes en las peleas (aunque considera que faltan más profesionales de la salud que conozcan del tema), se tiene a disposición una ambulancia y el combate es vigilado siempre por un juez especializado.

“Pero parece inevitable que sucedan este tipo de cosas. Ni siquiera sé si se pueda llamar un accidente, pues los riesgos son muy altos”, afirma.

De hecho, recuerda todo tipo de lesiones en los deportistas como cortes en las cejas a causa de los golpes, fracturas y contusiones. “Sin embargo, en Colombia, el caso más grave que recuerdo es una fractura de húmero durante una pelea. ¡Y ni siquiera fue en las AMM. Fue en un evento de lucha”, sentencia.

Para Daniel Velásquez Aguirre, director del gimnasio Submission Clan en Medellín, quien es  cinturón negro en Judo y peleador profesional, la muerte de Joao es algo que se sale de lo normal.

“Aunque la gente considera que es un deporte violento, la muerte de un atleta es algo extraño. Todas las empresas, los gimnasios, buscan proteger a los atletas”.

Por ejemplo, explica Velásquez, quien ha disputado peleas profesionales en Brasil (donde están algunos de los mejores practicantes de este deporte), estos atletas se someten a chequeos médicos constantes que incluyen los exámenes de Elisa (para determinar si tienen SIDA) y de tuberculosis.

“Así se determina si el atleta es apto o no para pelear”, asegura. “Si Joao hubiera tenido una enfermedad, ni siquiera lo hubieran dejado pelear”, agrega.

La protección es tal, afirma Velásquez, que hay asistencia médica previa, durante y posterior a los eventos.

Y aunque Conon Mc Gregor, uno de los peleadores del equipo de Charlie Ward, cuestionó que la pelea no se haya detenido antes, el réferi aseguró a The Independent, un medio inglés, que lo hizo cuando lo estableció necesario.

“Es algo muy extraño, puede ser algo ajeno al deporte. Los médicos no han podido dar una razón de lo que pudo haber pasado. Por eso se toman medidas, por ejemplo tiempos de recuperación después de las peleas; se evita que vuelvan a luchar durante 45 días”, manifiesta Velásquez.

Además, agrega, hay que esperar el dictamen, para que se descarte que la muerte de Joao no tenga nada que ver con el uso de sustancias que impliquen riesgo para la salud o que el deportista se haya sometido a entrenamientos (sparring) muy cercanos al tiempo de la pelea.

Ver Comentarios

d