deportes
2:54 pm - 9 de Noviembre de 2019

Ejemplo de superación de guardia del Inpec que perdió una de sus piernas por conducir ebrio 

Fredy Gómez Velásquez, dragoneante del Inpec y atleta paranacional.

Su nombre es Fredy Gómez Velásquez, a quien la adversidad llevó a convertirse en triatleta. Ahora se prepara en Bogotá para participar en los Juegos Paranacionales.

Fredy jamás olvida el 28 de octubre de 2005. Ese día manejaba moto y su irresponsabilidad lo hizo perder una pierna.

“Estaba en estado de alicoramiento, desafortunadamente errores de la vida, y pues me dio la oportunidad el deporte de salir adelante", reflexiona este guardián del Inpec.

Fue bajo la complicidad de un compañero, que este dragoneante pudo ingresar en el mundo del deporte.

"Me inscribió a unas olimpiadas internas y me inscribió para natación, desafortunadamente para esa época yo no sabía nadar, ya tenía como 30 o 33 años y no sabía nadar", recuerda.

Tampoco sabía montar bicicleta, pero compró una.

"La idea era mejorar mi rendimiento, ir a entrenar en cicla, pero no sabía. Duré como un año con la cicla guardada porque me daba miedo, hasta que un día me decidí, supere ese miedo, así fue que me empezó a gustar mucho el ciclismo", agrega.

Así nació Fredy, el triatleta del Inpec, un batallador que de no de saber, aprende, que ante la adversidad, sale con un mensaje de sí se puede.

"A través del deporte, busco demostrarle a la gente que se puede, que los límites no existen y si uno se propone las cosas las puede lograr", indica.

Está en Bogotá preparando los Juegos Paranacionales junto a su entrenador Luis Gabriel Tovar, compañero del Inpec y licenciado en educación física, con el que tiene una gran amistad y comparte su pasión por el deporte.

A sus 39 años, Fredy va por más, más logros, más hazañas deportivas y con el departamento de Huila intentará ganar la triatlón en su categoría porque para él no hay imposibles.

“Sólo hay obstáculos mentales, si uno se propone en la mente lo que uno quiere, lo puede lograr", afirma Fredy, que respira optimismo.

La pierna que perdió le enseñó su nueva consigna de vida, en la mente no hay imposibles.

Más contenidos sobre: 
Ver Comentarios

d