Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Óscar Rivas, historia de un boxeador cuya madre ahora agradece que su hijo no le haya hecho caso

Foto: archivo Colprensa.

Noticias Caracol estuvo en Buenaventura y en Cali con la familia del pugilista, que peleará en Londres con Dillian Whyte. Si gana, podrá disputar el título mundial.
La pelea de Óscar Rivas empezó desde muy niño cuando su madre doña Carmen Luz Torres le decía que no le gustaba "ese deporte del boxeo".
“Yo le doy gracias a Dios, infinitas, de que él no me hizo caso a mí, porque, si me hubiera parado bolas, estaría en el barrio o no se sabe dónde", asegura.
Su padre poco se ocupó de él, murió y a su mamá le tocó asumir los dos roles. Vendiendo pescado en Cali, levantó a sus hijos.
Desde muy pequeño, Óscar Rivas tuvo que salir a trabajar para ayudar en su casa. Las calles del barrio 6 de Enero en Buenaventura fueron testigos de eso, cuando el ahora destacado boxeador salía a vender los buñuelos y pandebonos que hacía su tío para el mantenimiento del hogar.
"Se iban a vender buñuelos y, cuando terminaban, se iban ahí a entrenar todos los días y así empezó Óscar", recuerda Marino Torres, tío del boxeador vallecaucano.
Vea también:
¡Kaboom! El boxeador Óscar Rivas regresó a Colombia con el título de peso pesado En Buenaventura, el tío Marino fue fundamental en el proceso de Óscar, al punto que, cuando intentó abandonar el boxeo, lo convenció para continuar.
"Él estuvo un tiempo que quería irse por el camino de la música y le dije que no, que ese no es el camino. Entonces, volvió de nuevo al boxeo”, comenta.
Su abuelo Heriberto Torres, artesano, ebanista y hasta herrero, siempre le inculcó el valor de la responsabilidad.
"De niño, le gustaba esa profesión, trabajamos en Gamboa haciendo unas casas, lo llevaba para allá y se me venía a las 3:00 p. m., me decía: ‘Abuelito, voy a boxear, voy a aprender a boxear, porque me gusta esa profesión’", comenta don Heriberto.
En el barrio San Buenaventura, más conocido como R9, creció Óscar. A Cali iba y venía hasta que cumplió los 17 años y la Liga Vallecaucana y la Federación Colombiana de Boxeo se fijaron en él para hacer el ciclo olímpico.
En el 2008, lleno de ilusión y luego de muchos sacrificios, llegó por primera vez a los Juegos Olímpicos, que en ese entonces se realizaron en Beijing.
"Yo vi que a Michael Phelps lo crio la mamá sola y él era un buen deportista, y dije ese día, como toda madre, que pusieran cuidado que Phelps en su casa desayunaba con ocho huevos y nosotros acá somos ocho personas y desayunamos con un huevito", recuerda, entre risas, doña Carmen.
La de Óscar Rivas, quien nació el 6 de junio de 1987 en Buenaventura, ha sido una pelea continua con la pobreza, una que por fin espera ganar este sábado en Londres y así dar el paso histórico para Colombia en los pesos pesados.
Consulte igualmente:
Óscar Rivas peleará frente a Dillian Whyte por un cupo a la disputa del título Mundial

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Advertisement

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO