economía
7:29 pm - 8 de Abril de 2018

Contraloría investiga dudoso “ajuste contable” en Reficar

El ente de control asegura que hubo un cambio para mostrarle al país cifras positivas, lejanas a la realidad.

La gigante refinería de Cartagena, que después de cargar con el lastre de los multimillonarios sobrecostos en su construcción, despertó al 2018 con una buena noticia sobre sus finanzas, pero la Contraloría piensa otra cosa.

En un documento, el organismo de control reveló que, detrás de las cifras aplaudida, hay una maniobra. En los libros contables de la empresa, se registró un aumento en el valor de la refinería de 1.5 billones de pesos.

¿De dónde salió la cifra?

La Contraloría General de la República explica que la empresa proyectó las utilidades de la refinería al 2030 y sobre ese cálculo le subió el precio a la industria.

¿Cifras maquilladas?

El organismo advierte que "la empresa realizó un ajuste contable" y reconoce que es "legal", pero advierte que terminó mostrando una realidad distinta.

Es más, dice tajantemente que "esto deja en entredicho los verdaderos resultados de la viabilidad del proyecto de modernización que se le vendió a los colombianos".

Dicho en otras palabras, en el cuadro contable que presenta la compañía, con un aumento en el valor de la refinería de 1.5 billones, las pérdidas son cero y las ganancias suman 48 mil millones de pesos.

En el cuadro contable de la Contraloría, sin el cálculo futurista de los 1.5 billones, las perdidas reales son de 1.4 billones de pesos en 2017.

Con estos números, el ente concluye que "a Reficar le sale más caro producir, que lo que obtiene por sus ventas".

- Hay más -

Después del escándalo por los sobrecostos en la construcción y puesta en operación de la refinería, la compañía quedó debiendo a bancos internacionales más de 2 mil 500 millones de dólares, deuda que asumió Ecopetrol el pasado 19 de diciembre de 2017.

Esto contradice lo anunciado, en su momento, por el anterior presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, en el sentido de que los sobrecostos y las deudas pendientes las debería asumir CB&I, la empresa que comenzó la construcción y que hoy está en el ojo del huracán.

Todo esto significa, según palabras de la misma Contraloría, que "ya no existe ningún tipo de compromiso que obligue a Reficar a garantizar un mínimo de producción ante la banca internacional", lo que le permite a la refinería tener cupo libre de endeudamiento.

Mientras avanza la investigación por el descalabro, que involucra a altos funcionarios y exfuncionarios del Estrado, lo único cierto es que los colombianos con acciones en Ecopetrol hoy pagan los platos rotos de un billonario acto de corrupción.

Más sobre la polémica refinería de Cartagena:

Ver Comentarios

d