Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Empresarios que sobrevivieron el 2020 tienen sus esperanzas puestas en un futuro mejor

El sector de textiles, por ejemplo, no solo tuvo que enfrentar la crisis de la pandemia, sino que batalla contra las importaciones y el contrabando de países como China. Así ven varios emprendedores el 2021.

Fue un año difícil para todos, pero en medio de la tempestad quedó un momento para celebrar que, por lo menos, algunas pequeñas empresas lograron sobrevivir y se mantienen aún en el mercado.

Como Juan Manuel Suárez, quien genera siete empleos en su pequeña empresa dedicada al negocio de adhesivos especializados. Juan dice que, en medio de la emergencia, lograron buscar fórmulas para sostenerse y no despedir a sus colaboradores.

“Tenemos mucha fe, mucha esperanza de que el 2021 va a ser un año de crecimiento con respecto al 2020, porque en el 2020 caímos aproximadamente en un 20% respecto al 2019”, dice Suárez.

Uno de los sectores más afectados por la pandemia fue el de las confecciones de textiles. Según la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, esta área lleva más de 10 meses en terreno negativo y la producción cayó por encima del 50%.

“Representamos más de la mitad de la pérdida de trabajos en el sector manufacturero; es importante anotar que la pandemia no es lo único que ha afectado el sector textil-confección, sino también la importación masiva de prendas de vestir”, explica Camilo Rodríguez, de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines.

Publicidad

Alejandro Ramos, empresario del sector de las confecciones, es uno de esos quijotes que aún luchan en medio de la crisis. Él vivió en carne propia las fórmulas de reinvención, buscó hacer tapabocas, pero fracasó en el intento porque el país se inundó de estos elementos importados.

“Nos afectó porque un tapabocas haciéndolo en la empresa de nosotros nos salía por 390 pesos, cuando ya reunimos todos los requisitos pues resulta que ya esos tapabocas se conseguían afuera a 60 pesos”, dice.

En medio de los días duros del confinamiento de la pandemia generaron empleo, pero así mismo tuvieron que despedirlo.

“Cuando nos damos cuenta de que están vendiendo a 60 pesos el tapabocas chino, tapabocas que no sirve, ¿entonces qué nos tocó hacer a nosotros?, pues cerrar la empresa. Con la desilusión más grande, liquidar la empresa en noviembre, sacar a las familias que teníamos allá trabajando”, relata Ramos con tristeza.

Así lo ve el director de la Cámara Colombiana de la Confección: “No consideran justo que los empresarios que hacen el esfuerzo de generar empleo se vean atropellados por los productos que llegan importados.

En este orden de ideas, el Gobierno debe decidir si generamos estos puestos en Colombia o nos dedicamos a importar de países con los cuales Colombia no tiene acuerdos comerciales".

Publicidad

Acopi es el gremio que representa un alto número de micro, pequeños y medianos empresarios, su presidenta ejecutiva, Rosmery Quintero, hace un triste balance de este año.

“Fue una situación compleja con una gran pérdida de empleo. Los meses de abril y mayo fueron muy críticos y hay un proceso de reactivación lenta, incluso hay un porcentaje de empresas, sobre todo concentradas en las micro, que no han podido hacer su apertura apropiadamente”, dice Quintero.

No se desconocen los esfuerzos del gobierno por reactivar el sector, sobre todo de microempresarios, pero dicen que todavía falta mucho por hacer.

“Nosotros estamos convencidos de que el balance ha sido de mucho esmero del sector empresarial y del gobierno para definir instrumentos, esperamos asimilarlos de la mejor manera en la medida de las posibilidades y seguir con la tarea de sostener y recuperar empleo”, agrega.

Vea otros contenidos del especial 'Cómo pinta el 2021'

Según Acopi, las expectativas de los empresarios de las mipymes son menos pesimistas que las reportadas durante el trimestre anterior, ya que el 31% espera un aumento en la producción y ventas de sus negocios.

Uno de ellos es Darío Sánchez, con su taller especializado en cajas automáticas. Pese a las dificultades, se declara optimista para el 2021.

Publicidad

“Que nos apoyen, que se fijen en las empresas pequeñas. También nosotros generamos empleo, sostenemos muchas familias y de cada uno de ellos depende otro grupo de familias”, pide Sánchez.

Desde luego, se quejan de que no todos han sido beneficiados con las ayudas del gobierno, pero no dan marcha atrás.

“Yo estoy seguro de que sí va a haber una reactivación, porque a colombiano que se respete le gustan los retos y somos berraquitos”, cree el empresario Ramos.

Desde la Cámara de la Confección no se cansan de pedir más control al contrabando, proteger la industria nacional y a sus empleados, en el caso de ellos, madres cabeza de familia.

“Le pedimos al gobierno que de una vez defina una política arancelaria a favor de la industria nacional y en favor del empleo, especialmente de las mujeres, que son las más afectadas”, dice el presidente de la Cámara Colombiana de la Confección.

Publicidad

Programas como Vende digital, que busca incrementar las ventas de las mipymes, que adelanta el Ministerio de las TICS, o la rebaja en el 5% en el registro mercantil para el 2021 son algunas de las medidas con las que el gobierno busca impulsar el sector.

Son soluciones necesarias pero faltan más esfuerzos, dicen los pequeños empresarios.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias