Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Catalina Botero

Abogada y fundadora de DeJusticia, es especialista en derecho constitucional, derecho internacional de los derechos humanos y justicia transicional. Decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, ha sido relatora especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA y magistrada de la Corte Constitucional, entre otros cargos.

.Catalina Botero, exdecana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Andes, habló sobre los cambios a nivel político que la pandemia ocasionó.

¿Hay algún cambio específico que le trajo la pandemia a la política?

Catalina Botero: Yo creo que la pandemia profundizó los rasgos más débiles de nuestras democracias, que son muy frágiles. Profundizó la falta de representación, la falta de liberación, el hiperpresidencialismo, es decir, rasgos que son muy complicados de nuestras democracias, que deberíamos intentar superar, fueron profundizados por este momento tan difícil.

Lo que está claro es que no hemos sido conscientes de lo grave que ha pasado. Por ejemplo, al principio de la crisis sanitaria, el Congreso dejó de operar, en un momento en el cual, además, el presidente estaba ejerciendo una cantidad de facultades, de regulación de las libertades, de regulación de los recursos y el Congreso dejó de operar. El control político ha sido realmente frágil.

No sé si vamos a lograr fácilmente por lo menos retroceder a lo que estábamos, que tampoco era un punto óptimo, pero era mejor de lo que tenemos ahora.

Eso es como un sistema político un poco más autoritario, ¿por qué estamos viendo que Latinoamérica está teniendo una tendencia a favorecer esos sistemas políticos?

Publicidad

Catalina Botero: Lo que creo es que hay una enorme decepción con la democracia como sistema político, la gente siente que la democracia no lo beneficia personalmente, hay una enorme decepción con la política, pero hay unas ganas enormes de participar. Yo creo que la gente quiere participar, no encuentra cauces a través de la política tradicional y en muchos casos los regímenes populistas o las propuestas populistas logran capturar esa atención, pero no creo que estemos en un momento donde necesariamente esas propuestas antidemocráticas estén triunfando.

¿La pandemia atizó la polarización?

Catalina Botero: No creo que realmente la pandemia profundizara eso. Lo que sí ha profundizado son factores como la violencia o la desigualdad, que podrían contribuir a alimentar esos discursos polarizantes si no surge alguien que de manera más moderada logre recoger esas demandas y hacer propuestas viables en el marco del estado de derecho.

¿Cómo manejar ese asunto de hasta dónde decir y hasta dónde se debe controlar lo que se dice en internet?

Catalina Botero: Creo que fomentando la ciudadanía digital. Aquí no hay un remedio mágico y no creo que el Estado deba meterse a definir lo que uno puede o no decir. Eso está regulado por el derecho internacional de los derechos humanos que protege la libertad de expresión y, cuando uno protege la libertad de expresión, protege que gente con la que uno no está de acuerdo y que está diciendo cosas que a uno le parecen completamente absurdas también las pueda decir.

Se ve poco optimista frente a lo que se viene en el futuro en términos políticos

Publicidad

Catalina Botero: Soy optimista en general, lo que creo es que el ruido se va a producir, que hay sectores muy radicales, pero creo que la mayor parte de este país no va a estar en esos sectores.

¿Algo positivo que deje esta pandemia para Colombia en términos políticos?

Catalina Botero: Hemos aprendido el valor de la acción colectiva y creo que hemos actuado de esa manera en el contexto de la pandemia.

Podemos tener una articulación de acción colectiva para promover reformas que este país necesita, que creo que son urgentes, a partir del diálogo y de una conversación civilizada de los distintos sectores.

Vamos a ver más marchas. Lo que pasó con la crisis de salud pública es que se aplazaron esas manifestaciones públicas.

Conozca más de El Proyecto es Colombia:

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias