Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

El COVID golpeó de frente a la educación y desnudó la brecha tecnológica aún sin solución

Un poco más de 10 millones de niños y jóvenes y 450 mil docentes han batallado contra el encierro, las limitaciones digitales y la situación económica. ¿Cuál es el balance al terminar el año escolar y universitario?

Educacion Urbana - 29 de noviembre.jpg

El 76% de los estudiantes se ubicaba en zonas urbanas y el 23,7% en rurales. La pandemia puso a prueba a la educación en Colombia y el sistema se mantuvo a flote, aunque nadie estaba preparado para asumir una enseñanza 100% virtual .

Profesores como Cindy Carolina Bernal, docente del Colegio Enrique Olaya Herrera, afirma que durante los últimos ocho meses tuvo alumnos que no volvió a ver, “ni siquiera por cámara desde que nos fuimos a cuarentena, porque muchos de mis chicos no tienen dispositivos ni internet, entonces ha sido más complejo” educar.

Y es que, por ejemplo, en el 96% de los municipios de Colombia no hay cobertura ni recursos para cursos virtuales, según el Laboratorio de Economía de la Educación de la Pontificia Universidad Javeriana.

Por eso tal vez no sorprenda que en grandes ciudades como Bogotá los maestros busquen formas para que los niños no se retrasen en sus estudios.

“Estamos trabajando en desarrollar cuentos multiinclusivos para, por lo menos, llegarles con unos materiales y unos cuentos a los niños que no requieran esa conectividad. Entonces estamos en ese diseño de los personajes, de grabar los videos y entregárselos. Les vamos a entregar hasta el monachito hecho”, comenta Cindy sobre las estrategias que están adoptando en el colegio distrital donde trabaja y en el que estudian alrededor de 5 mil menores de edad y unos 700 no tienen acceso a dispositivos ni a conectividad.

Publicidad

El esfuerzo de directivas y docentes también ha sido para aprender a manejar nuevas herramientas tecnológicas.

“Al principio se le dejó a cada profesor el trabajo por WhatsApp, por Zoom. Cada uno con la herramienta que considerara pertinente, pero después nos tocó todo por Classroom para seguridad y porque el colegio tiene la plataforma, nosotros tenemos dominio propio en Google y se han comprado unas licencias para poder atender la cantidad de población”, cuenta Sandra Liliana Garrido, rectora (e) del Colegio Enrique Olaya Herrera, sobre el proceso.

Los desafíos no solo fueron para los colegios públicos, los privados también enfrentaron retos y para Camilo Camargo, rector del Colegio Nogales, surgió "una brecha que va a tomar muchos años de reducir”, evidenciando “qué tantos niños pudieron dar un poco más de continuidad de su proceso y qué tantos niños no”.

Las instituciones además tuvieron que adoptar otros procesos para brindar acompañamiento no solo a estudiantes, también a padres de familias, pues en algunos casos los alumnos “no se están conectando o se ven tristes”.

El plano educativo se convirtió en un desafío aun mayor: la salud mental.

Ximena Iragorri, rectora del Gimnasio La Colina, señala que la estabilidad emocional se vio afectada “porque ha habido muchos casos de pérdida de trabajo, disminución de los ingresos y, obviamente, con toda la razón, eso genera un estrés muy alto y eso se comunica a los mismos niños, ellos también muestran ese estrés por una situación inesperada, porque venían viviendo tranquilamente y de un momento a otro empieza a resultar como una carencia y una cantidad de cosas y eso genera una angustia impresionante”.

Publicidad

Incluso, dice la rectora (e) del Colegio Enrique Olaya Herrera, con la reactivación económica que empezó progresivamente en junio “los niños se están quedando muy solos. Cuando llegan los papás y ven que no han retroalimentado, que no han subido, hemos tenido quejas de violencia y al principio de la cuarentena tuvimos muchas quejas de abuso y de maltrato”.

¿Qué pasó con las universidades?

Los centros de educación superior abonaron un gran camino de transformación este año y dicen que tuvieron ganancias en cuando a conocimiento tecnológico.

“Hemos tenido un desarrollo urgente forzado de competencias digitales, de compañías tecnológicas, unos más avanzados que otros, pero para muchos que nunca habíamos usado una plataforma de esas de conferencia, pues ahora navegamos dos, tres, cuatro y cinco plataformas diferentes para distintas ocasiones. Ese es un aprendizaje importante que cubre a toda la comunidad, pero ya el tema del aprender la educación remota, prepararse para la educación virtual, tanto desde el punto de vista de los profesores como de los estudiantes también es una ganancia, porque eso en el futuro va a estar más allá, va a estar más presente, va a ser una competencia valiosa tanto de profesores como de estudiantes”, sostiene Francisco Piedrahita, rector de la Universidad Icesi.

Y mientras se adaptaban a los retos digitales asumían otra batalla: la deserción.

Publicidad

En una encuesta realizada a finales de septiembre por el viceministerio de Educación Superior se conoció que cerca del 70% de las instituciones de educación superior públicas del país no percibieron disminución en las matrículas de pregrado y un 45% evidenció un crecimiento en la matrícula para el segundo semestre de 2020.

El futuro de la educación virtual llegó y de manera atropellada para muchos, pero ya hace parte de la nueva normalidad en la que vive el mundo.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.