Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El son de Catalino Parra: así era la leyenda de los Gaiteros de San Jacinto

catalinowe_0.jpg

Su cañón de voz retumbaba en Soplaviento y sus versos mantenían intactas las vivencias del campesino y pescador caribeño. Crónica de un juglar colombiano.

Su talento lo llevó a emprender una gira mundial en 1954 con los Gaiteros de San Jacinto, un grupo que llevó la música colombiana a Europa, Asia, Estados Unidos y Canadá.

Mucho antes de eso, el joven Catalino Parra encontraba en cada esquina de Soplaviento, Bolívar, una fábula o historia que lo inspiraba.

De allí que cantara desde: ♬ Ay corre morrocoyo, que te coge el perico ligero ♬ hasta ♬ Quiero amanecer, Manuelito Barrios, quiero amanecer cantando, quiero amanecer bailando ♬.

Esas canciones recogen la capacidad de observación del maestro Catalino Parra y la imaginación que tuvo para, a través de la música, inmortalizar las vivencias como campesino y pescador del Canal del Dique y sus ciénagas aledañas.

Y es que los hermosos paisajes y la rica biodiversidad de Bolívar también están presentes en las composiciones del maestro.

Publicidad

Así como los amores en medio de las correrías por las sabanas de Soplaviento, San Estanislao, San Cristóbal y Mahates.

“La canción se la hice a una muchacha de Las Piedras. Yo me enamoré de ella y ella de mí también, casi que por ella pierdo a mi señora. Cuando me di cuenta que ella se había apasionado, no la vi más”, contó el juglar al recordar de dónde salió la letra para su canción ‘Josefa Matía'.

♬ De los pájaros del monte, Josefa Matía, yo quisiera ser canario, Josefa Matía, para gozar contigo, Josefa Matía, en los montes solitarios ♬.

Y es que los mensajes para esos amores escondidos tenían que ser en clave.

Publicidad

El maestro Catalino Parra había cumplido 95 años el 25 de noviembre pasado. 

Su legado no solo está protegido por sus canciones, también lo mantienen vivo familiares y otros jóvenes que le siguen los pasos en la música.

Catalino Parra hijo tiene su propio grupo de gaita y varios semilleros donde enseña todo lo que le ha aprendido a su padre.

El maestro Catalino Parra falleció, pero su herencia musical es inmortal y sus canciones seguro seguirán armando un parrandón. Bien dice la canción aquí ¡la vaina ya se formó!

Publicidad

Lo más visto
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO