Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Chantal Wiertz, miss Curazao, padece autismo y este es su contundente mensaje sobre aceptación

“No me siento avergonzada de tener esta condición, que no me define como persona”, expresa la joven de 22 años, que concursará en Miss Universo.

Thumbnail

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró este mes de abril como el de la concienciación del autismo para ayudar a mejorar las condiciones de vida de quienes sufren este trastorno. La reina de Curazao, Chantal Wiertz, que participara en mayo en Miss Universo, lo padece.

“Creo que siempre tenemos una historia diferente que contar, diferentes vidas y maneras de vivirlas. En mi caso, soy autista y lo digo: no me siento avergonzada de tener esta condición, que no me define como persona”, exclamó en entrevista con Show Caracol.

El sostener la mirada, adaptarse, no fue fácil para Chantal. En el colegio sus compañeros le hicieron la vida imposible. Su madre y hermanos sospechaban que sufría un trastorno, pero, para que no fuera etiquetada, jamás la llevaron a que le realizaran una valoración médica.

“Mi familia siempre lo pensó desde que era niña, por la manera como comía, por mi dificultad de expresión, manejo de emociones, pero solo hasta el año pasado me hice los exámenes y ese fue mi diagnóstico, que era autista. Hoy tengo 22 años”, relató.

Con sonrisa impactante, un encanto de mujer es Chantal Wiertz, que entre las 76 participantes y sin haber iniciado el certamen universal de belleza ya dejó su huella.

“Siempre he sentido que no encajo, rara, que no hago parte de la sociedad y siempre me preguntaba ¿por qué sucedía?, pero ya no importa, no me siento incómoda por la decisión de mi familia de no contarme. Ellos siempre han estado allí para mí, donde los necesito”, manifestó.

Publicidad

Ahora es una embajadora para el autismo y como reina lleva su mensaje al mundo entero.

“Hoy, por una misteriosa razón, soy la voz de ellos y me siento responsable, que tengo que hacer algo con esta comunidad. Las nuevas generaciones nos necesitan”, señaló.

Chantal hoy es guía en un club equino en Curazao: ayuda a que niños y jóvenes autistas realicen terapias con estos animales y así obtener confianza en sí mismos.

“Yo creo que mi mensaje es que si tienes autismo no tienes por qué esconderlo. Creemos que debemos ser aceptados por otros, pero no, al final del día uno sigue siendo la misma persona. Al final del día que la gente te acepte por ti”, expresó.

Confiada en quien es, Chantal va tras la corona. Sabe que con ella logrará más beneficios para las personas que padecen de este trastorno del espectro autista.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias