es el momento de todos
2:51 pm - 28 de Octubre de 2014

Esta maestra hace posible el perdón y la reconciliación en su comunidad

file-264260

Por: 
Noticiascaracol.com
En medio de verdes montañas y un camino lleno de dificultades se llega a La Palma, en el noroccidente de Cundinamarca. 
 
En el pueblo conviven dos generaciones marcadas por la guerra y la paz: la primera la encarnan quienes sufrieron el conflicto armado. “Fue difícil porque aquí mandaba casi la guerrilla, después mandaron los paracos”, dice Samuel León, un labriego expulsado de su vereda.
 
En la generación de la paz están los más pequeños, nacidos casi todos en el nuevo milenio.
 
Este ambiente de perdón y reconciliación que se tomó La Palma no sería posible sin las ideas de la profesora Astrid Mahecha.
 
“Yo le pongo el alma a trabajar por mis niños y niñas de la escuela normal de La Palma para que sean gestores de paz”, dice la educadora.
 
La docente fundó la Escuela de Comunicación y Paz, un programa que involucra a toda la comunidad y trabaja en talleres, una revista y espacios de convivencia para resolver sus conflictos. 
 
“A través de este proceso hemos logrado que se sienten, que dialoguen, que se amisten y que construyan fraternidad”, dice Mahecha.
 
Pero no solo eso, la magistral clase de esta docente saltó de las aulas a un estudio de radio. Ecos de paz es un espacio que gira en torno al posconflicto. La escuela de comunicación y paz ya tiene un lugar en los hogares del municipio. Diariamente se escucha el programa a través de la emisora local.
 
El Ministerio de Educación y el Banco Interamericano de Desarrollo premiaron el proyecto, que ahora se piensa replicar a otras instituciones y otros municipios.
 
La visión pacifista de esta comunidad ha permitido trazar un camino de reconciliación y tender lazos entre antiguas y nuevas generaciones.
 
 

d