entretenimiento
2:32 pm - 18 de Octubre de 2019

El son de Catalino Parra, el último de los Gaiteros de San Jacinto originales está vivito y cantando

Por: 
Noticiascaracol.com

Su cañón de voz retumba en Soplaviento y sus versos mantienen intactas las vivencias del campesino y pescador caribeño. Crónica de un juglar colombiano.

Su talento lo llevó a emprender una gira mundial en 1954 con los Gaiteros de San Jacinto, un grupo que llevó la música colombiana a Europa, Asia, Estados Unidos y Canadá.

Mucho antes de eso, el joven Catalino Parra encontraba en cada esquina de Soplaviento, Bolívar, una fábula o historia que lo inspiraba.

De allí que cantara desde: ♬ Ay corre morrocoyo, que te coge el perico ligero ♬ hasta ♬ Quiero amanecer, Manuelito Barrios, quiero amanecer cantando, quiero amanecer bailando ♬.

Esas canciones recogen la capacidad de observación del maestro Catalino Parra y la imaginación que tiene para, a través de la música, inmortalizar las vivencias como campesino y pescador del Canal del Dique y sus ciénagas aledañas.

Y es que los hermosos paisajes y la rica biodiversidad de Bolívar también están presentes en las composiciones del maestro.

Así como los amores en medio de las correrías por las sabanas de Soplaviento, San Estanislao, San Cristóbal y Mahates.

“La canción se la hice a una muchacha de Las Piedras. Yo me enamoré de ella y ella de mí también, casi que por ella pierdo a mi señora. Cuando me di cuenta que ella se había apasionado, no la vi más”, dice el juglar al recordar de dónde salió la letra para su canción ‘Josefa Matía'.

♬ De los pájaros del monte, Josefa Matía, yo quisiera ser canario, Josefa Matía, para gozar contigo, Josefa Matía, en los montes solitarios ♬.

Y es que los mensajes para esos amores escondidos tenían que ser en clave.

El maestro Catalino Parra cumplirá 95 años el próximo 25 de noviembre y, encomendado a la Virgen de la Concepción, pide que le dé más salud para seguir cantando.

Eso sí, su legado no solo está protegido por sus canciones, también lo mantienen vivo familiares y otros jóvenes que le siguen los pasos en la música.

Catalino Parra hijo tiene su propio grupo de gaita y varios semilleros donde enseña todo lo que le ha aprendido a su padre.

El maestro Catalino Parra es historia viva de la música colombiana y, estando junto a él, es imposible no pegarse un parrandón. Bien dice la canción aquí ¡la vaina ya se formó!

Ver Comentarios

d