cali
3:17 pm - 29 de Noviembre de 2018

La emotiva y ejemplar historia de venezolana que, a pesar de su situación, adoptó a un niño caleño

BPBGgoPwYPQ

Ella se convirtió en su mamá y en la persona que lo ayuda día a día a dejar atrás su pasado marcado por situaciones de dolor y consumo de drogas.

Aún en medio de la difícil situación que enfrentan los venezolanos que han llegado a Colombia, el amor de madre llevó a una mujer venezolana a adoptar a un niño caleño que estaba divagando en la calle.

Yessica Figuereo lleva seis meses viviendo en Cali la crisis humanitaria de los migrantes que como ella duermen en cambuches improvisados, sufriendo los estragos del invierno y recurriendo a la informalidad.

“Porque en realidad nosotros somos personas humildes y la necesidad nos hizo subir hasta acá a buscar un trabajo para poder sobrevivir”, manifiesta Yessica Figueredo.

Vea también:

Vídeo

ICBF asume custodia de niños venezolanos que son explotados para pedir dinero en semáforos de Cali

En Guarcó, su ciudad, se desempeñaba como empleada de servicio, se acostumbró a vivir con lo mínimo, pero su llegada a Colombia no ha mejorado en nada, pues vive en condiciones críticas.

En medio de su drama personal, Yessica conoció cerca al cambuche ubicado al frente de la Terminal de Transportes de Cali, a un niño de 15 años que estaba envuelto en la drogadicción y vivía en la calle, su sentimiento de madre la llevó a hacerse cargo de él.

Siempre me llamaba la atención el niño, pero hasta ahí. Hasta que hablé con él y decidí decirle que si quería lo ayudaba y me dijo que sí. Fui quitándole sus drogas, sus pegas y lo que él consumía”, añade.

Poco a poco el pequeño también se ganó la confianza y el afecto de la familia de Yessica, ahora los cuatro viven juntos en uno de los asentamientos de los migrantes.

Ella guía, cuida y le brinda lo más importante al adolescente caleño, el amor de madre.

Le puede interesar:

Vídeo

“Le pido a Dios que no me lo quite”: esta joven mujer huyó de Venezuela y encontró el amor en Cali

Aunque desde el primer momento quiso hacerse cargo de él, Yessica contactó a su madre biológica.

“Yo he hablado con ella y me dice que no quiere saber más nada de él, entonces yo le dije que no quería que ella supiera de él, que lo que quería era que ella me entregara los documentos de él”, asegura la migrante venezolana.

De momento, lo que pide esta madre es poder legalizar la adopción del niño y que Migración Colombia le otorgue los permisos de trabajo y permanencia y de esta manera conseguir un trabajo digno, para salir de la informalidad.

Ver Comentarios

d