Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

El cara a cara entre Mario Castaño y testigo que lo puso tras las rejas

Por primera vez los dos protagonistas de un megaescándalo de corrupción que tiene a casi 20 personas en la cárcel se vieron en una audiencia. Durante el encuentro se ventilaron los secretos de una red corrupta que tuvo tentáculos en cinco ministerios, enredó a por lo menos una decena de alcaldes y salpicó a funcionarios y contratistas. Exclusivo.

Cara a cara entre Mario Castaño y la testigo que lo puso tras las rejas

Noticias Caracol revela el cara a cara entre el exsenador Mario Castaño y Lorena Cañón, la lobista y testigo que puso al excongresista tras las rejas.

Con miles de interceptaciones telefónicas las autoridades le cerraron el cerco al parlamentario, pero el golpe final lo dio quien fuera su más eficiente colaboradora: Lorena Cañón, una lobista nacida en Villavicencio, dueña de una empresa de comunicaciones.

Publicidad

“No es mi verdad, y se los digo aquí claramente, no es mi verdad, es la verdad de todos”, señaló durante la diligencia.

El 27 de julio, Cañón enfrentó cara a cara a Mario Castaño en una audiencia ante la Corte Suprema de Justicia. Un pulso judicial en el que la lobista le tuvo que refrescar la memoria por cada pacto corrupto que sellaron y por cada coima que se desembolsó. Firme y sin titubear, Cañón le recordó a Castaño cómo fue el primer acuerdo ilegal para que el Ministerio de Hacienda aprobara los 2.000 millones de pesos para la construcción de una escuela taller, en Salamina, Caldas.

“En ese encuentro, el senador Castaño me dice lo siguiente: ‘Lorena, por ese lobby que usted logre hacer, yo Mario Castaño organizo con la Escuela Taller de Salamina, y vamos a dar el 15 por ciento de esa gestión que usted haga’”, señaló la testigo.

La tajada que recibieron los lobistas Lorena Cañón y Pablo Gómez fue de 300 millones de pesos. Ambos están presos por estas transacciones corruptas. A pocos metros y sin dirigirle la mirada, la testigo le hizo un amplio recuento de cómo se dieron estos pagos; el excongresista, a través de su defensor, el exvicefiscal Jorge Perdomo, intentaba una defensa inútil frente al tamaño de las evidencias.

Publicidad

Jorge Perdomo: ¿Por qué dice usted que retiran un dinero le consta a usted que fue a un banco?
Lorena Cañón: Retiramos en Ibagué, completo el dinero, me entregó una bolsa. Ahí van 230 millones de pesos y Pablo Gómez me dice: ‘Yo me quedé con 70 millones de pesos’.

El éxito de Lorena Cañón en sus gestiones radicaba en que usaba el nombre de Juliana Márquez, la mamá del expresidente Iván Duque, para conseguir plata de las entidades del Estado. El exsenador usó el proyecto de Salamina para hacer campaña en un intento de repetir curul en el Congreso por tercera vez consecutiva. Y por poco lo logra.

Publicidad

La transformación de Mario Castaño en la audiencia fue notoria. Comenzó la diligencia esquivando la presencia de la testigo, pero terminó clavándole la mirada cuando ella comenzó a relatar el segundo pacto corrupto, el que buscaba la construcción de dos centros deportivos y culturales en los municipios de Armero Guayabal y Villamaría. Estos proyectos llevaban el nombre de Sacúdete y significaban una jugosa ganancia.

“El senador Mario Castaño nos dice a Pablo Gómez y a Lorena Cañón en su apartamento que nos van a reconocer 100 millones por el lobby que Lorena Cañón debe hacer ante el Ministerio del Interior”, relató.

El descaro fue total. Para la construcción del Sacúdete de Armero Guayabal, Mario Castaño llegó a sentar a Lorena Cañón directamente con la contratista que iba a estar a cargo de la construcción y del pago de la coima.

“En esa mesa quedamos inicialmente sentados el senador Castaño, Ruth Echavarría y Lorena Cañón. Entonces, el senador Castaño dijo: ‘Lore, el Sacúdete es con ella, ella le tiene que responder a usted por el dinero’”, dijo.

Publicidad

Ruth Echavarría fue capturada. Incluso, alcanzó a desembolsarle 20 millones de pesos a Lorena Cañón por sus gestiones. Este nombre, junto al de decenas de intermediarios, funcionarios y mandatarios regionales saltaron en las preguntas y contrapreguntas de este cara a cara. Varios de ellos salieron al baile cuando el turno de interrogar lo tuvo el abogado del excongresista.

Acudiendo a las mismas grabaciones de las autoridades, Perdomo intentó demostrar que Lorena era la única interesada en ese tipo de gestiones ilegales y que, incluso, muchas de estas ni siquiera se llevaron a cabo. Por eso, en plena audiencia, puso esta grabación del 23 de octubre de 2021 en donde Cañón discute con un funcionario del Ministerio del Interior.

Publicidad

Lorena Cañón: Nosotros ya estamos completamente viabilizados con el tema de Villamaría y con el tema de Armero, y tú ya sabes cuánto llevamos en ese tema.
Alfredo: Totalmente, totalmente.
Lorena Cañón: Y dice uno ahí, quién es la ficha Alfred.
Alfredo: No, directamente el ministro. Pero cómo es posible que a la mamá no le haga caso, no entiendo eso...
Lorena Cañón: No, mira, yo le he escrito a Nicolás, Nicolás no nos volvió ni a contestar. Ella por ahí le ha marcado y no le contestó. Entonces, imagínate. Qué triste. No, y dice uno, pues si hay que dar algo que digan. Pero que se sienten con los alcaldes y charlen con los alcaldes. Tú sabes que todo eso se mueve así, Alfred. Pero uno ya no sabe qué hacer ahí.

El exvicefiscal apuntó la defensa del exsenador en dos direcciones: de un lado, responsabilizando a la testigo de hacer gestiones directas y, por el otro, intentando demostrar que Cañón actuó en nombre de Juliana Márquez, la mamá del expresidente Duque, y no de Mario Castaño.

Jorge Perdomo: ¿Cuando usa el término "su mamá", a quién se refiere?
Lorena Cañón: A Juliana.
Jorge Perdomo: ¿A qué se refiere usted cuando dice: “Si hay que dar algo pues que avisen”?
Lorena Cañón: Lastimosamente fue un lenguaje que empecé a manejar y me da vergüenza reconocerlo… Sí tenía que reconocer algún dinero para que adjudicaran el proceso.
Jorge Perdomo: ¿Sabe usted señora Cañón, si la señora Márquez llamó al ministro para viabilizar los proyectos Sacúdete al parque?
Lorena Cañón: No.
Jorge Perdomo: ¿No llamó o no sabe?
Lorena Cañón: No sé y estoy segura de que no llamó.

Para ratificar su tesis, Perdomo le sacó en cara esta conversación con la mamá de Duque:

Publicidad

Lorena Cañón: Hoy la va a llamar el vice a agradecerle la artesanía.
Juliana Márquez: Ah ok. ¿Y a ese hay que decirle algo?
Lorena Cañón: Sí, a él hay que decirle que por favor, que él dijo que tenía todo en la mesa técnica... Porque ¿cómo funcionan los Sacúdete, Juliana? Ellos tienen una mesa técnica y en la mesa técnica está listo para que el señor ministro, la semana entrante que yo me reúna con él, le lleve la artesanía que usted le envió, él dice ya está OK. Para que el ministro no vaya a decir, no es que Juliana, toca mirar.
Juliana Márquez: Escríbame todas esas cosas para no perder la llamada.
Lorena Cañón: Entonces sabe qué voy a hacer, le escribo todo en un papel y se lo dejo en la portería.

Tras reproducir este audio, Perdomo cuestionó:

Publicidad

Jorge Perdomo: ¿A quién se refiere cuando se refiere al denominado vice?
Lorena Cañón: No, no me di cuenta en la llamada de cuál vice hablábamos con Juliana.
Jorge Perdomo: ¿Sabe usted si la señora Juliana Márquez realizó la llamada que se menciona en ese audio?
Lorena Cañón: No, no la hizo.
Jorge Perdomo: ¿A nombre de quién realizó usted la gestión del Ministerio del Interior?
Lorena Cañón: Yo le creé a Juliana la necesidad de apoyar el Sacúdete de Villamaría y Armero Guayabal. Lorena Cañón se la creó.

Cañón se sostuvo en que Juliana Márquez no recibió dinero y tampoco sabía que ella estaba sacando tajada por estas gestiones ante entidades del Estado. Hasta ahora, la Fiscalía no se ha tomado el trabajo de determinar cuál fue el verdadero papel que jugó la mamá del presidente.

Segundos antes de que finalizara la audiencia, Castaño hizo una pregunta a la testigo.

Magistrado: ¿Cuál es la pregunta en concreto?
Mario Castaño: Si me prestó servicios profesionales en ese periodo.
Lorena Cañón: Sí, yo le hice notas de prensa al senador para su campaña.

Publicidad

La defensa de Castaño se quedó sin piso apenas días después del careo con Cañón. El 30 de agosto, un mes después de la diligencia, la Corte Suprema de Justicia anunció que Mario Castaño se acogió a sentencia anticipada, lo que quiere decir que se declaró culpable por los delitos que se le imputan.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.