Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Razones de comunidad médica para rechazar reforma a la salud, proyecto que tendría los días contados

Varios partidos le han dado la espalda. Expertos dicen que para los pocos puntos rescatables no se necesita la iniciativa y temen que, de aprobarse, se nieguen servicios a pacientes.

La reforma a la salud parece tener las horas contadas, ya que el proyecto de ley que impulsa Cambio Radical en el Congreso y es apoyado por el Gobierno no logra las mayorías.

Dilian Francisca Toro, presidenta del Partido de la U, dijo que su bancada “no votará el proyecto 010 de la reforma la salud porque no es una reforma estructural, que es lo que realmente necesita el sistema de salud”.

Para la senadora conservadora Esperanza Andrade “no es el momento de esta aprobación, hay que concertarla en las regiones con los profesionales de la salud”.

Y son precisamente los médicos los que más la critican.

El mensaje que se ha mandado en Colombia en los últimos años es que el sistema de salud es un sistema que le va a negar servicios a los ciudadanos”, dice Carolina Corcho, vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana.

Para la especialista, esta iniciativa “continúa en la misma línea de precarizar la prestación de servicios en el sistema de salud para incentivar que la gente tenga que comprar seguros privados, este es uno de los actores que más se favorece de este proyecto de ley”.

Publicidad

En ese sentido, Néstor Álvarez, director de la Asociación de Pacientes de Alto Costo, dice que la reforma acarrea “cosas muy graves, como quitar las enfermedades huérfanas del sistema casi general y crear una póliza aparte, esto es algo totalmente inconstitucional porque las enfermedades huérfanas quedaron protegidas constitucionalmente en la ley estatutaria, entonces hacer un modelo de aseguramiento diferente y una fuente de servicios por enfermedades huérfanas crea una discriminación”.

Otro aspecto que le preocupa a Álvarez es la concentración de poder en las EPS y en el mismo Ministerio de Salud, porque se incluyen “unos articulados en materia de emergencias argumentando que son importantes de acuerdo a la experiencia que tenemos por el COVID-19, que al analizarlo nosotros vemos que no es ni necesario y que está queriendo tener un poder omnipotente en una sola cartera, con un solo dinero que, generalmente, en un país tan corrupto como Colombia puede ser peligroso”.

La reforma a la salud tampoco soluciona el problema de las órdenes de prestación de servicios, las llamadas OPS, utilizadas para contratar al personal de la salud, una figura que, según la doctora Corcho, viola los derechos laborales de los trabajadores.

“En Colombia ya está prohibida la tercerización y la intermediación, necesitamos es organismos específicos para acabar con las OPS, que son el principal problema, y no hay instrumentos en este proyecto de ley para resolver ese problema”, sostiene.

Pero lo que más les preocupa, según Corcho, es que “el proyecto de ley plantea la fusión e integración de hospitales, lo que quiere decir la liquidación, pero además plantea otro capítulo: las alianzas público-privadas cuando ya Europa ha demostrado que estas modalidades no funcionan para la construcción de infraestructura hospitalaria porque cuestan dos o tres veces hacer un hospital con alianzas públicos-privadas”.

Pese a las críticas, la comunidad médica reconoce buenas cosas, como la unificación del régimen subsidiado y contributivo, pero para eso, afirman, no se necesita una reforma.

Publicidad

“Son asuntos que se pueden hacer ya, porque son órdenes de la Corte Constitucional que no requieren este proyecto de ley”, sostiene Corcho.

Para Catalina Ascanio, secretaria ejecutiva de la Sociedad de Medicina Familiar, la reforma es regresiva y lesiva para los usuarios del sistema de salud.

Ella sugiere “construir un sistema de salud que nos permita gozar de un sistema de salud sin fragmentación, que cierre las brechas urbano-rurales, que no atienda a la población por su nivel de ingresos, que responda a las necesidades de toda la población”.

No obstante, los coautores del proyecto afirman que ha habido desinformación e insisten en la realización de audiencias públicas para lograr un consenso.

Según el senador Carlos Fernando Motoa, “la comisión séptima de Senado y Cámara, por votación unánime de todos los partidos, decidió la realización de unos foros para examinar el contenido de artículos nuevos presentados por una subcomisión que se creó para que profundizaran en modificaciones al proyecto de reforma a la salud”.

Sin embargo, saben que el tiempo se acabó y seguramente la iniciativa no alcanzará a pasar en este periodo legislativo.

Publicidad

“Las sesiones ordinarias van hasta el 20 de junio y claramente con el tiempo que resta no se va a convertir en ley de la república en esta legislatura”, dijo Motoa.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias