Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Ciudad despilfarró los recursos que debía usar para el COVID-19 en una estatua de calamar gigante

El monumento costó 250.000 dólares, dinero que estaba destinado para ayudar a los afectados por la pandemia.

estatua calamar japon
Estatua de calamar
HANDOUT/AFP

La enorme estatua de calamar rosa con sus tentáculos extendidos se exhibe en la ciudad costera de Noto en el centro de Japón como un orgulloso guiño a su delicia local.

Costó alrededor de 27 millones de yenes (247.000 dólares) y se pagó principalmente con una subvención fiscal nacional para ayudar a las comunidades afectadas financieramente por las restricciones de COVID-19.

A pesar del debate en línea sobre los méritos del gasto público, los funcionarios locales dijeron que esperaban que la instalación en una parada de descanso al borde de la carretera despertara el interés de los viajeros en el país y en el extranjero.

"El turismo en nuestra ciudad se ha visto gravemente dañado por el coronavirus. Queríamos hacer algo para apoyar a las industrias locales", incluida la promoción de la pesca del calamar, señaló un funcionario del ayuntamiento de Noto.

Además del impacto de las restricciones fronterizas de Japón y los llamados para limitar los viajes nacionales en el último año, la economía de la ciudad también se ha visto afectada por la mala pesca reciente, agregó.

Mucha gente vino a ver el monumento de 13 metros (43 pies) durante una serie de días festivos, dijo el funcionario, con niños jugando y adultos tomando fotos extravagantes para las redes sociales.

Publicidad

Pero algunas personas en línea estaban menos encantadas con la estatua de 10 tentáculos.

"Esto es demasiado surrealista. Lo que tampoco está claro es por qué esto calificó para la subvención", escribió un usuario de Twitter en japonés.

"Está mal gastar impuestos en un artículo innecesario y no urgente. El alcalde y los políticos locales deberían pagarlo", afirmó otro.

"Mi hija irá a hacer un picnic en otoño. Espero que no se lo lleven", tuiteó una persona.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias