Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Con una mandíbula torcida su destino era morir, pero la historia de Picasso tuvo un final feliz

Thumbnail

“¡Qué perro tan espantoso!”, era lo único que exclamaban quienes lo veían, incluyendo su dueño que, al no poder venderlo, lo ofreció para su sacrificio.

Picasso, como fue llamado, se salvó en el último minuto de la eutanasia, al igual que Pablo, su hermano. Toda la camada de la que hacían parte había sido comercializada al mejor postor, menos ellos.

Con el rótulo de feos e inservibles, terminaron en una perrera municipal, a un paso de la muerte.

El que llevaba la carga más pesada era Picasso, que nació con su mandíbula superior torcida. Y es que en un mundo viciado por un concepto vacío de belleza, este perro no tenía cómo triunfar.

Pero, como en muchas ocasiones, la realidad supera a la ficción. Cuando todo estaba listo para el sacrificio de estos animales, apareció Liesl Wilhardt, director del refugio canino Luvable Dog Rescue, ubicado en Oregón (EE. UU.).

Publicidad

Wilhardt se enamoró de Picasso. Y cuando supo que tenía un hermano, también lo quiso adoptar. Fue amor a doble vista.

Lo sometió a pequeñas cirugías para mejorar su calidad de vida. Hoy, Picasso, de diez meses, es un perro feliz y juguetón. Y no solo eso: es toda una celebridad en las redes sociales, donde junto a su hermano se reparten el cariño de los usuarios.

 

 

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO