#lomástrinado
8:00 pm - 20 de Enero de 2016

El hincha más fiel de Messi enternece con su creatividad y sencillez

Por: 
Noticiascaracol.com

Está hecha con bolsas de plástico por un hincha de corazón. Emula la camiseta del seleccionado argentino con un “Messi” y un “10” escritos a mano. Su portador, un niño que hoy miles de cibernautas esperan identificar.

La fotografía fue compartida inicialmente por @messi10stats, una de las cuentas más importantes de seguidores del futbolista Leonel Messi. En la publicación, se menciona que el niño es de Iraq, sin dar mayores detalles.

Tal ha sido el revuelo causado por esta imagen que, dos días después, en la misma cuenta pedían a los seguidores que ayudaran a encontrar al niño.

Recibimos un mensaje directo del equipo de Leo. Quieren saber quién es el niño, para que Leo pueda organizar algo para él.

La invitación ha provocado una verdadera cruzada para dar con el paradero de este hincha fiel y, de ser posible, cumplirle el deseo de recibir una camiseta enviada por el mismísimo Leo Messi.

Baile maternal: practica pole dance con su bebé

Un video, en el que se veía a una madre bailando pole dance al tiempo que amantaba a su bebé, hizo que el mundo se le viniera encima a Ashley Wright, una californiana a la que muchos calificaron de irresponsable y hasta de exhibicionista.

Otros, sin embargo, la defendieron. Vieron en esa escena un baile de amor.

Ha pasado casi un año. Ashley no desfalleció y, contrario a lo que esperaban sus detractores, siguió publicando en sus cuentas en redes sociales y en Youtube las coreografías que se ingeniaba con Shannon, su hija.

La niña, hoy de tres años, sigue acompañando a su mamá. Según Ashley, el baile es la mejor forma de expresar amor a los hijos, sin importar si se trata de pole dance, country, dance o tap

Perro sin astucia tiene una lección por aprender

Dar giros con la cabeza pareciera ser “pan comido” para todos, pero no para este perro criollo al que no le han enseñado esa lección.

La mascota quiso entrar a casa con un palo larguísimo que cargaba en su hocico. Por supuesto, no cabía por la puerta.

Lo intentó una y mil veces, siempre de la misma manera. ¡Fracaso absoluto! Su dueño, que le grababa, antes que ayudarlo se burló de su inocencia.

¿Alguien le podrá enseñar la importancia de un giro?

 

Ver Comentarios

d