Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Quería comprar un carro y, gracias a los documentos, encontró a su familia luego de 50 años

Sin querer queriendo, la empresaria descubrió en medio del papeleo un nombre que fue pieza clave para la conmovedora coincidencia.

encuentra hermanos brasil por casualidad
Margarete, de amarillo, fue la empresaria que encontró a su familia por casualidad gracias a unos documentos en el banco cuando quería cambiar de carro
Archivo personal/G1

Una mujer en Brasil encontró a su familia luego de 50 años, su familia biológica, pues había sido entregada en adopción cuando apenas era una niña. En medio del papeleo para adquirir un nuevo carro encontró un apellido, el cual fue clave para el reencuentro.

La protagonista de esta historia es Margarete Soares, de 56 años, una mujer que cuando tenía dos años de vida fue entregada en adopción a una familia que, ella misma dice, le brindó siempre mucho amor y muchas oportunidades.

Por esta razón, más todo el tiempo que transcurría, no se desgastó en hallar su hogar biológico. Pero el destino dio un giro increíble y encontró a su familia luego de 50 años.

Todo ocurrió este año cuando Margarete se registró en una entidad financiera con la intención de comprarse un carro y cambiar el que tenía. La llamaron para confirmar si era familiar de un hombre llamado José Roerto Soares.

“Hasta entonces yo no sabía que tenía hermanos, solo sabía que María (la madre biológica) había muerto. Pero vi que José tenía un apellido como el mío. Entonces pensé en la posibilidad de que fuera mi hermano y fui a buscar quién sería en las redes sociales. Cuando encontré su perfil y vi la foto me di cuenta de que éramos muy parecidos”, manifestó a G1 .

Desde ese momento empezaron a hilarse cabos y finalmente supo que eran hermanos. Pero no solo eso, se enteró de que sus hermanas sí estaban esperando para volver a verla y se dio un encuentro en la ciudad de Sao Paulo en el que sintió “una conexión fuerte y muy emocional”.

Publicidad

Margarete dice que el reencuentro sucedió en el momento adecuado y que “no fue solo la tecnología e internet lo que hizo que esto sucediera, también fue Dios”.

Tras haber sido entregada en adopción, Margarete solo se comunicó una vez con su madre biológica y fue a través de una carta, la cual hablaba de que la perdonaba por no criarla y le agradecía porque la dejó en manos de una familia adoptiva que le crio con amor.

“Una semana después, murió mientras dormía. Parecía que solo necesitaba que se fuera y para mí era importante haber perdonado, porque aunque siempre lo tuve todo, siempre me pregunté por qué me regalaron”, puntualizó.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.