Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

La enfermedad de la garrapata, el enemigo silencioso que afecta a los perros

Es una dolencia que puede llegar a ser mortal si no se controla a tiempo. Le contamos qué puede hacer para evitarla.

La erliquiosis canina, una enfermedad que no diferencia de edad, ni raza. Es silenciosa y traicionera, y mayormente conocida cómo la enfermedad de la garrapata.

De acuerdo con el veterinario Camilo Galeano, la garrapata al picar a un perro genera esta infección por medio de la saliva y ningún can está exento de dicha picadura.

Se trata de un parásito que transmite la garrapata al picar al animal.

La Rhipicephalus sanguineus es el nombre de este pequeño enemigo. La garrapata transmite el hemoparásito, desencadenante de la erliquiosis y no necesitan infectar a un perro, con tan solo una picadura es suficiente para contagiarlo.

Anteriormente, se creía que esta afección solo pasaba en lugares de tierra caliente, pero ya quedó demostrado que en los lugares fríos también se puede presentar.

Publicidad

La enfermedad no se manifiesta necesariamente tras la picadura de la garrapata. El hemoparásito puede estar en el organismo del perro inactivo durante un largo periodo y cobrar protagonismo ante cualquier baja de la defensas.

Entre los otros síntomas agudos que se puede presentar están: letargia, inapetencia, decaimiento, pérdida de peso, pelaje hirsuto, vomito, entre otros.

Esta enfermedad es potencialmente mortal, crónica e insidiosa. En una fase avanzada puede desencadenar anemia, hemorragias nasales y, en algunos casos, síntomas nerviosos, cojeras y dolor en las articulaciones.

Se ha mostrado que alcanza a afectar el hígado, bazo, el sistema linfático y a médula ósea”, expresó el veterinario Camilo Galeano

Por eso es importante no aminorar ningún síntoma y, cuando persisten, consultar al veterinario para hacer los chequeos pertinentes y realizar un diagnóstico a tiempo que les puede salvar la vida.

Publicidad

Según Camilo Galeano, con un buen tratamiento y buen chequeo periódico se puede llegar a una mejoría sin ningún inconveniente.

El médico será quien determine cuándo se deben hacer los exámenes de sangre para verificar que la erliquiosis esté controlada.

Una buena alimentación, evitar episodios de estrés y mucho amor impedirán que se bajen las defensas y tengan una recaída.

Se recomienda el uso de antipulgas y antigarrapatas. Aunque no tienen un efecto repelente, si evitarán la infestación de parásitos externos que pueden generar enfermedades.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias