medellín
2:44 pm - 15 de Febrero de 2018

Adolescente de 16 años confiesa por qué asesinó a su jefe, desmembró su cadáver y lo botó a la calle

La Fiscalía calificó este hecho como un “acto demencial”. El responsable fue descubierto gracias a videos de cámaras de seguridad.

La noche del lunes 5 de febrero habitantes del barrio San Joaquín, en el centro occidente de Medellín, vieron con estupor cómo la Policía y la Fiscalía inspeccionaban dos partes de un cuerpo que habían sido hallados en costales que fueron abandonados entre las calles 42 y 43.

Horas después la víctima fue identificada como Edison Morales Ramírez, de 51 años de edad y quien dejó tres hijos.

También fue identificado el sospechoso de cometer el crimen.

Luego de revisar varias cámaras de seguridad de la zona, informó Raúl González Flechas, director seccional de Fiscalías de Medellín, se logró saber cómo ocurrió el asesinato y quién era el culpable.

Según González, en las imágenes se ve cuando el menor de edad abandona un inmueble de la zona con dos bolsas en las manos, las abandona en partes diferentes y huye.

Para obtener más pruebas de lo sucedido, la Fiscalía practicó exámenes forenses y encontró que el lugar “había sido lavado con cloro; con prueba de ‘blue star’ identificamos los rastros de sangre en el lugar de los hechos, la herramienta usada para asesinarlo y desmembrarlo”, agregó el jefe de los fiscales en Medellín.

Ahí se supo que “el menor era empleado de la víctima”, que le quitó la vida con un objeto contundente (tras propinarle varios golpes) y luego lo desmembró con un serrucho y una segueta.

“Una vez fraccionado el cuerpo lo metió en bolsas, en video logramos ver cómo saca las bolsas, en qué momento y dónde las colocó”, explicó González Flechas.

Con las evidencias, la Fiscalía trabajó para que un juez de menores ordenara su captura y esta se logró cuatro días después del asesinato. Al imputarle el delito de homicidio agravado, manifestó el ente investigador, el joven aceptó cargos.

“La hipótesis es unas deudas que el adolescente debía pagar; en una discusión por el dinero asesina a esta persona y en aras de esconder el cadáver ejecuta este acto demencial de desmembrar el cadáver y meterlo en bolsas”, indicó el funcionario.

Además, descartó que el caso tenga relación con otros de personas que también fueron brutalmente asesinadas y desmembradas y que ha generado sensación de inseguridad en Medellín desde enero.

“Es un joven que actúa solo, no pertenecía a ningún grupo criminal, es al parecer un acto de venganza por el cobro de una deuda, es un acto demencial”.

El adolescente fue enviado a un centro de atención para el menor infractor del occidente de Medellín.

La Fiscalía calificó este hecho como un “acto demencial”. El responsable fue descubierto gracias a videos de cámaras de seguridad.

La noche del lunes 5 de febrero habitantes del barrio San Joaquín, en el centro occidente de Medellín, vieron con estupor cómo la Policía y la Fiscalía inspeccionaban dos partes de un cuerpo que habían sido hallados en costales que fueron abandonados entre las calles 42 y 43.

Horas después la víctima fue identificada como Edison Morales Ramírez, de 51 años de edad y quien dejó tres hijos.

También fue identificado el sospechoso de cometer el crimen.

Luego de revisar varias cámaras de seguridad de la zona, informó Raúl González Flechas, director seccional de Fiscalías de Medellín, se logró saber cómo ocurrió el asesinato y quién era el culpable.

Según González, en las imágenes se ve cuando el menor de edad abandona un inmueble de la zona con dos bolsas en las manos, las abandona en partes diferentes y huye.

Para obtener más pruebas de lo sucedido, la Fiscalía practicó exámenes forenses y encontró que el lugar “había sido lavado con cloro; con prueba de ‘blue star’ identificamos los rastros de sangre en el lugar de los hechos, la herramienta usada para asesinarlo y desmembrarlo”, agregó el jefe de los fiscales en Medellín.

Ahí se supo que “el menor era empleado de la víctima” y que “una vez fraccionado el cuerpo lo metió en bolsas, en video logramos ver cómo saca las bolsas, en qué momento y dónde las colocó”, explicó González Flechas.

Con las evidencias, la Fiscalía trabajó para que un juez de menores ordenara su captura y esta se logró cuatro días después del asesinato. Al imputarle el delito de homicidio agravado, manifestó el ente investigador, el joven aceptó cargos.

“La hipótesis es unas deudas que el adolescente debía pagar; en de una discusión por el dinero asesina a esta persona y en aras de esconder el cadáver ejecuta este acto demencial de desmembrar el cadáver y meterlo en bolsas”, indicó el funcionario.

Además, descartó que el caso tenga relación con otros de personas que también fueron brutalmente asesinadas y desmembradas y que ha generado sensación de inseguridad en Medellín en este enero.

“Es un joven que actúa solo, no pertenecía a ningún grupo criminal, es al parecer un acto de venganza por el cobro de una deuda, es un acto demencial”.

El adolescente fue enviado a un centro de atención para el menor infractor del occidente de Medellín.

Noticias Caracol habló con uno de los hijos de la víctima y manifestó que aunque conocía sobre la captura del presunto responsable, desconocía detalles sobre lo ocurrido.

Foto: Cortesía Fiscalía

Ver Comentarios

d