medellín
10:57 am - 10 de Abril de 2018

Advierten que llegó a Medellín la Krókodil, droga que pudre y destroza los órganos de su consumidor

Esta sustancia, conocida también como la heroína de los pobres, es originaria de Rusia y es altamente adictiva.

Así lo dio a conocer el Centro de Consultoría de Conflicto Urbano C3. Según su director Luis Guillermo Pardo Cardona, lo peor de todo es que esta droga está siendo consumida al aire libre y en lugares muy reconocidos del centro de la capital antioqueña.

Krókodil, también conocida como la droga zombi, es consumida a través de jeringas, en promedio cuesta en el mercado 3 mil pesos y el consumidor recibe de su proveedor la aguja e incluso un caucho para apretar el brazo.

“Detectamos que uno de los lugares en donde se consume esta droga es la zona comercial y educativa de Ayacucho, por donde pasa el tranvía; y detrás del Teatro Pablo Tobón Uribe (foto abajo), donde hay una zona verde, justo en frete del CAI de la Policía del  barrio Boston”, puntualizó el investigador a Noticias Caracol, quien añadió que, probablemente, el Krókodil también está siendo comercializado en la ciudad de Cali.

Foto: google maps

La llegada de esta peligrosa droga a la ciudad se venía anunciando desde el 2014 por el mismo C3, cuyos investigadores estuvieron entrevistando por varios años a consumidores y gibaros del centro de Medellín.

“Esta droga comienza destrozando órganos internos como el hígado, los riñones, el páncreas y los intestinos. Luego sigue con la piel y la carne”, afirma Luis Guillermo Pardo, quien añadió que, en realidad, lo que se consume en Medellín no es el Krókodil original, sino una falsificación cuyos efectos son peores.

Según el Centro de Consultoría de Conflicto Urbano, estas son las drogas más dañinas que se consumen en Medellín:

1. KRÓKODIL (de origen ruso y conocido como la heroína de los pobres) se vende en la presentación de un kit que vales $3.000; el kit incluye la jeringa, un caucho para amarrar en al antebrazo para ser inyectado y es de resaltar que este Krókodil es falsificado lo cual lo hace mucho más dañino para el organismo de su consumidor. Se vende actualmente por el territorio del tranvía de Ayacucho, en zona académica y comercial, y detrás del teatro Pablo Tobón Uribe, cerca de un CAI.

2. ÉXTASIS falsificado. Mientras el éxtasis original vale $30.000, el falsificado vale $7.000 y tiene un alto consumo en territorios como las discotecas o vecindades, en diversos zonas conurbadas en los municipios del Área Metropolitana. En estos territorios existe también un alto consumo de LSD, con costos entre $35.000 y 40.000.

3. El TwoCiBi o cocaína rosada tiene un costo de $25.000 y es de alto consumo en territorios del parque Lleras y conurbados, actividad de consumo que se combina con alta prostitución organizada en el marco del llamado * Turismo sexual* que caracteriza a nuestra ciudad desde hace casi una década.

4. Pepas de diferentes sintéticos se consumen en altas cantidades en el Parque de San Antonio y zonas vecinas y cuyo costo es de $1.000 que encuadra con el bajo poder adquisitivo de esos consumidores. No sobra advertir que en dicho espacio urbano existe un CAI.

5. El gramo de COCAÍNA tiene un valor de $5.000 y se comercializa con énfasis en: Bayadera, Barrio Triste, Caribe, Cementerio Universal y Barrio Antioquia

6. La dosis de BAZUCO de pírrica calidad (la basura de la coca) tiene un precio hoy en las calles de Medellín de $500 por lo cual es de un alto consumo se privilegia en los corredores urbanos de: Niquitao, La Minorista y la Avenida del Río. Todas estas zonas urbanas tienen un alto deterioro social y urbanístico. Es de anotar que este bajo precio lo tiene también el ZACOL, que es de un alto consumo por menores de edad en el centro de Medellín o comuna 10, para vergüenza social e institucional.

7. La CRIPA (*marihuana mejorada*) igualmente es de bajo costo ($5.000) y se consume altamente en la zona del parque del periodista, que tiene normalmente policía estacionados allí casi que las 24 horas del día.

8. El último hallazgo de nuestra investigación de campo es que en Medellín existen lo que se llaman OLLAS DE VICIO que son espacios privados, bajo protección ilegal de los Combos y las Convivir, centros del Microtráfico en sitios emblemáticos de nuestra ciudad como calle San Juan, avenida La 80, Calle La Paz, Barrio Jesús Nazareno, avenida De Greiff y República, Barrio Sevilla y Prado Centro y Antiguo, entre otros espacios simbólicos de nuestra bella Medellín.

Foto de portada: archivo.

Temas relacionados: 
Ver Comentarios

d