mundo
2:09 pm - 15 de Marzo de 2019

Asesino de Nueva Zelanda dejó un manifiesto donde destilaba odio por migrantes y musulmanes

Por: 
AFP

El documento de 73 páginas, llamado ‘El gran reemplazo’, fue publicado en Twitter. En las armas del atacante había frases neonazis.

El título parece hacer referencia a una tesis del escritor francés Renaud Camus sobre la desaparición de los "pueblos europeos", "reemplazados" según él por poblaciones no europeas migrantes.

Esta teoría está ganando terreno entre los círculos de la extrema derecha.

En el manifiesto, el atacante dice que nació en Australia en el seno de una familia modesta y que tiene 28 años. Declara que los momentos claves de su radicalización fueron el fracaso de la dirigente ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones francesas de 2017 y un ataque con camión que causó cinco muertos en Estocolmo en abril de 2017, entre ellos una niña de 11 años.

La forma en que se produjo este atentado de Nueva Zelanda el viernes y sus motivos aparentes parecen llevar la marca del ultraderechista noruego Anders Behring Breivik, encarcelado en su país por el asesinato de 77 personas en 2011.

Una matanza cometida con un arma de fuego, víctimas que simbolizan el multiculturalismo, un "manifiesto" que pretende justificar la masacre en nombre de una ideología, inscripciones en las armas... La matanza de Christchurch, en la que al menos 49 personas murieron en el ataque contra dos mezquitas, comporta grandes similitudes con los atentados perpetrados ocho años antes por Breivik.

En un documento de 73 páginas publicado en Twitter, el autor del atentado de Christchurch -un "violento terrorista de extrema derecha" australiano, según el primer ministro australiano Scott Morrison- afirma que "se inspiró realmente en el Caballero Justiciero Breivik".

"Tuve solo un breve contacto con el Caballero Justiciero Breivik, y recibí una bendición para mi misión después de haber contactado a sus hermanos caballeros", escribe en una fraseología parecida a la del noruego.

Breivik mató a 77 personas el 22 de julio de 2011 haciendo explotar una bomba cerca de la sede del gobierno en Oslo, y disparando después contra la multitud en un campamento de las Juventudes del Partido Laborista en la isla de Utøya.

El extremista, de 40 años, también propagó un "manifiesto" de más de 1.500 páginas y llamó a seguir su ejemplo.

"Vínculos dolorosos"

La matanza de Christchurch hizo revivir a Noruega el episodio más trágico de su historia reciente. "Trae recuerdos dolorosos", declaró la primera ministra Erna Solberg.

"Cualquiera que haya perdido a un ser querido, por culpa del terrorismo o no, entiende por lo que están pasando estas familias", aseguró a la AFP Vanessa Svebakk, con doble nacionalidad neozelandesa y noruega, que perdió a una hija de 14 años en Utøya. 

Para Tore Bjørgo, director del Centro de Investigación sobre el Extremismo de la Universidad de Oslo, "hay claramente muchas de las mismas ideas detrás" de las dos tragedias.

"La idea que la civilización europea está amenazada por la inmigración en general y la inmigración musulmana en particular, y que es legítimo recurrir a la violencia extrema para detener esto", explica a la AFP.

"En el manifiesto hay indicaciones bastante precisas de que nos enfrentamos a un supremacista blanco", señala Jean-Yves Camus, especialista francés de los movimientos de extrema derecha. 

Como Breivik, el autor del atentado de Christchurch se atreve a compararse con Nelson Mandela, diciendo incluso que también espera recibir un día el Premio Nobel de la Paz. 

Un rasgo característico de ambos es "ese narcisismo, esa idea grandiosa de sí mismo", indica Magnus Ranstrop, investigador sueco sobre terrorismo.

Plataformas de video

El horrible video de la masacre en una mezquita de Nueva Zelanda fue bloqueado por Facebook este viernes, pero circuló en otros medios, poniendo de relieve los desafíos a los que se enfrentan las plataformas de internet para contener la viralización de contenido violento.

Aunque Facebook afirmó haber retirado "rápidamente" el video del hombre armado disparando en dos mezquitas en Christchurch, ataques en los que murieron 49 personas, la transmisión en vivo que duró unos 17 minutos, según algunos informes, fue compartida repetidamente en YouTube y Twitter, y algunas tomas seguían viéndose horas después.

Si bien las principales plataformas de Internet se han comprometido a adoptar medidas enérgicas sobre la publicación de imágenes de contenido violento y otro tipo de contenido inapropiado en internet a través de sistemas automáticos y de monitoreo humano, algunos estiman que no está funcionando.

"No hay ninguna excusa para que el contenido de esa transmisión en vivo esté circulando ahora", señaló Lucinda Creighton, exministra de gobierno irlandesa y asesora de la ONG Counter Extremism Project, que hace campaña para retirar contenido violento de internet.

Las plataformas en línea "dicen que tienen sus propias tecnologías, pero no sabemos a qué se refieren, no hay transparencia y obviamente no están funcionando", agregó.

Su organización ha desarrollado tecnología capaz de detectar algunos tipos de contenido violento y se lo ha ofrecido a compañías de internet, pero ha sido rechazada.

YouTube y Twitter reaccionan

Tras los ataques de este viernes, la policía neozelandesa pidió a la población en un mensaje de Twitter que no compartieran las imágenes "extremadamente angustiosas" de las matanzas de Christchurch, vistas repetidamente en plataformas como 4chan y Reddit y en los sitios web de algunos medios.

"Instamos urgentemente a que el enlace no se comparta. Estamos trabajando para retirar algunas tomas", tuiteó por su parte el departamento de Policía del condado.

Tanto Twitter como YouTube indicaron también que estaban trabajando para retirar los videos de la masacre y cualquier contenido relacionado.

Un portavoz de Twitter indicó que los casos como el del video de Christchurch eran gestionados cuidadosamente por un equipo especializado y que la compañía cooperaba con el cumplimiento de la ley.

"Nuestros corazones están rotos por la terrible tragedia de hoy en Nueva Zelanda. Por favor, tened en cuenta que estamos trabajando atentamente para retirar cualquier toma violenta", dijo por su parte YouTube en un trino.

Facebook no reaccionó inmediatamente a las preguntas sobre su acción, pero indicó haber retirado el video tras una petición de la policía y haber bloqueado la cuenta de Facebook e Instagram del presunto atacante.

"También estamos retirando cualquier mención de apoyo al crimen y al atacante o atacantes en cuanto podemos", añadió la red social.

Sin embargo, para Jennifer Grygiel, una profesora de comunicación de la Universidad de Syracuse, en Nueva York, las compañías están haciendo muy poco para prevenir la viralización de contenido violento.

"Facebook es una plataforma sin moderadores donde uno puede colgar lo que quiera", dijo, alegando que no se habían adoptado medidas significativas desde la transmisión en vivo en la red social del asesinato de un hombre de 74 años en Cleveland, Ohio, en 2017.

Según Grygiel, usar las plataformas para transmitir actos de violencia se ha convertido en algo común para los perpetradores, y esas imágenes a menudo se comparten en YouTube y en otros sitios.

Para la experta, plataformas como YouTube tienen la capacidad de identificar y retirar videos violentos a través de búsquedas por palabras clave, pero se necesita más personal para monitorear los sitios.

"A través de la escucha social, tienen herramientas para identificar palabras clave y retirar los videos relacionados con este tipo de incidentes", explicó.

La inteligencia artificial puede ayudar, según ella, pero "no se puede diseñar ningún algoritmo para esto, porque no se puede predecir el futuro", concluyó.

Vea más del tema:

Vídeo

“Nos escondimos bajo los carros, pero el tiroteo no terminaba”: sobreviviente de Nueva Zelanda

Vídeo

Asesino grabó cómo les disparaba a víctimas de masacre en Nueva Zelanda

AFP
Vídeo

A 49 se eleva la cifra de muertos por ataques a dos mezquitas en Nueva Zelanda

 

Ver Comentarios

d