Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Black Friday atípico: menos aglomeraciones y más compras en línea por temor al coronavirus

Aunque en algunos países como Italia los compradores hacen fila, en EE. UU. grandes cadenas y pequeños negocios sienten el peso de la pandemia.

En Italia, uno de los países más golpeados por la pandemia, filas de hasta 200 metros se formaron este viernes frente a la tienda de ropa Primark, en un nuevo centro comercial de Roma con motivo de su inauguración, lo que ha generado críticas por esa aglomeración de personas en pleno brote de coronavirus.

Miles de romanos acudieron a la apertura del centro comercial Máximo, motivados además por los descuentos del "Black Friday" , pero muchos de ellos terminaron aglomerándose a las puertas del negocio de moda de bajo costo, que abría su primera tienda en Roma.

Como una "bofetada a la salud pública" calificó Francesco Iacovone, del sindicato COBAS, las escenas de esta inauguración y afirmó que "el alto precio lo pagan los profesionales de la salud, los trabajadores y los ciudadanos que siguen las reglas anticontagio".

Pese a la polémica, la tienda continuó la jornada con normalidad.

Estados Unidos

Publicidad

Una pequeña cantidad de compradores con mascarillas acudió a las tiendas de las minoristas de Estados Unidos durante el ‘Black Friday’, incluidas Macy's Inc, Walmart Inc y Best Buy, debido a que ofertas en línea y el temor a un aumento de casos de COVID-19 redujeron el entusiasmo por ir a centros comerciales.

Los minoristas renovaron sus planes para la ajetreada jornada de ventas posterior al Día de Acción de Gracias. Walmart Inc abrió las tiendas a las 5.00 am del viernes y creó un recorrido por cada pasillo para los compradores, antes de pagar en cajas rodeadas de barreras de plástico.

Best Buy también abrió a las 5.00 am y contrató a trabajadores con chalecos naranjas para que organizaran la circulación. Otros ofrecían controles de temperatura y mercadería lista para retirar, incluidos juguetes, bicicletas y artículos de cocina, para evitar que la gente permaneciera mucho tiempo en los pasillos.

Bill Park, socio de Deloitte & Touche LP, estimó que el tráfico en el centro comercial King of Prussia, en las afueras de Filadelfia, disminuyó entre un 20% y 30% respecto al año pasado.

"Me sorprende el tráfico. Está un poco más abajo pero más pesado de lo que pensaba", dijo, aunque señaló que los compradores no estaban cargados de paquetes.

Las tiendas que venden las populares consolas de videojuegos tenían algunas de las filas más largas, debido a que los más entusiastas intentaban conseguir la PlayStation 5 de Sony Corp.

Publicidad

Más de la mitad de los compradores estadounidenses esperan comprar en línea durante el "Black Friday", a pesar de que el 75% de los consumidores aprovechan las ventas de temporada, que comenzaron a principios de este año, según una encuesta de Adobe Analytics.

Sin embargo, un 55% de los consumidores dijo que las ventas durante el fin de semana del "Black Friday" se sienten menos especiales por las promociones previas al evento, según Adobe.

Pequeños negocios, los más afectados

Ha sido un año difícil para las pequeñas empresas en los Estados Unidos, y el último aumento en los casos de coronavirus sugiere una temporada festiva sin mucha celebración.

El ‘Black Friday’ normalmente comienza la temporada de compras navideñas la mañana después del Día de Acción de Gracias. Pero el aumento de casos de coronavirus ha provocado nuevas restricciones en Los Ángeles y otros lugares.

Publicidad

Las nuevas reglas significan que Hotville Chicken, un restaurante del sur de Los Ángeles que se especializa en platos picantes "al estilo Nashville", tendrá que cerrar su espacio para comer al aire libre después de haber cerrado el comedor.

"Va a doler", dijo el propietario Kim Prince, quien espera que el negocio salga adelante con la recogida y entrega.

Muchas tiendas como "One of a Kind Hats" todavía están abiertas, pero tienen dificultades.

"Está muy lento", dijo la propietaria Meeka Robinson Davis, quien estima que las ventas de sus sombreros hechos a medida han bajado un 70 por ciento porque su clientela ya no necesita artículos para la iglesia, bodas u otras reuniones.

"¿A dónde va la gente? No va a ninguna parte".

Al menos tres negocios en la cuadra de Davis han cerrado, mientras ella recurre a sus ahorros personales y subvenciones para mantenerse a flote.

Publicidad

Entre el 1 de marzo y el 31 de agosto, 163,735 negocios en Yelp cerraron en los EE. UU., con alrededor del 60 por ciento clausurados permanentemente, dijo el sitio web en septiembre.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO