mundo
11:08 am - 6 de Diciembre de 2017

“Creíamos que dormía”: familia vivió por un mes con su hijo muerto

Imagen de referencia
Imagen de referencia

El menor había tenido una crisis asmática crónica y los padres no lo llevaron al médico. La policía descubrió el cuerpo en un alto estado de descomposición.

Bruce y Schrell Hopkins, padres del niño de 8 años, fueron llevados a juicio ante el juzgado penal de Girona, España, acusados de cargos de homicidio por imprudencia grave.  

Los Hopkins llegaron a Girona junto a sus tres hijos –los otros dos tienen ahora 18 y 15 años- a mediados del 2014. Provenían de Detroit, Estados Unidos, y viajaron al país ibérico huyendo de la inseguridad y en búsqueda de un clima mejor, puesto que la madre y los hijos eran asmáticos.

La familia casi no salía del hogar. Los menores eran educados en casa y cuando estaban enfermos los padres los automedicaban con productos homeopáticos chinos, ya que no creían en la medicina tradicional. Tanto así, que solo llevaron una vez a sus hijos al médico desde que llegaron a España.

Según los padres, el 21 de diciembre de 2015, el menor de 8 años sufrió una grave crisis respiratoria. Los Hopkins no lo trasladaron al doctor, ya que “sabían” que tratamiento tenían que darle. “Me casé con mi esposa hace 19 años, y tanto ella como mis hijos son asmáticos; tratar el asma es como un estilo de vida y en este tiempo he aprendido”, cuenta Bruce Hopkins.

Al niño le suministraron una inhalación, combinada con un medicamento homeopático, para controlarle el asma. Supuestamente había mejorado con dicho tratamiento, “incluso jugó con sus hermanos en la noche”.

Tranquilos, todos se fueron dormir en el altillo de la casa. Lamentablemente, a la mañana siguiente el pequeño no se levantó. El padre intentó reanimarlo, pero nada funcionó. No llamaron a las autoridades porque, cuenta el señor, “no podían aceptar que no se despertara”.

En lo que algunos califican como una especie de negación, la familia seguía durmiendo con el cadáver. “Dormíamos todos juntos y no pensábamos que hubiera riesgo para los otros hijos, porque creíamos que estaba durmiendo”, afirma Bruce.

La policía fue al hogar de los Hopkins bajo pedido de la propietaria de la casa, ya que la familia no le pagaba el arriendo desde hace varios meses. Aunque las autoridades solo iban a realizar el cobro de la deuda, encontraron al pequeño envuelto entre sábanas y en un prolongado estado de descomposición.

Análisis posteriores permitieron determinar que el cuerpo estaba semimomificado y llevaba más de un mes muerto. Además, los forenses comprobaron que la causa del deceso fue un ataque de asma, pero que no existía en el organismo rastro alguno de medicamento para tratar esta afección. 

Ahora los Hopkins fueron llamados a juicio y deben responder por homicidio por imprudencia, agravado por el parentesco. La fiscalía pide que se les dé una condena de tres años y medio de cárcel, ya que los padres “no lo llevaron (al menor) a ningún centro médico y se limitaron a darle homeopatía y rezar”.

Mientras que Christian Salvador, abogado defensor, pide la absolución de la familia ya que la única razón para llamarlos a juicio es que estuvieron por “más de un mes conviviendo con el cadáver. Pero eso no es delito, por extraño que sea”. 

Ver Comentarios

d