mundo
9:52 am - 18 de Julio de 2018

Descubren de qué están hechas las ‘lágrimas’ que derramó una Virgen de Guadalupe en EE. UU.

Feligreses afirmaron que estas gotas olían a rosas. Falta, entre otras, analizar si es una manifestación de Dios o si es obra del diablo.

A finales de mayo hubo conmoción en una parroquia de Nuevo México cuando feligreses notaron que del rostro de la figura de la Virgen de Guadalupe emanaba lo que parecían ser lágrimas.

"La gente la miraba llorar pero no le decían nada al padre (José Segura) para no interrumpir la misa. Cuando terminó la misa, el párroco salió a saludar a la gente y es cuando le dijeron que entrara de nuevo a la iglesia porque la virgen estaba llorando", relató un testigo en su momento.

La Diócesis de Las Cruces envió investigadores para que tomaran pruebas del fluido que salía de los ojos de la figura hecha en bronce. Dos meses después descubrieron que “era aceite de oliva, un aceite de oliva perfumado", afirmó el obispo Oscar Cantú.

Ahora bien, el hecho de que sea esta sustancia no impide que se trate de un milagro para la iglesia católica, aunque la investigación continúa.

Pero la iglesia no se quedó solo con el contenido del líquido. También se fijaron en la parte física de la escultura para verificar que no hubiera sido manipulada con el fin de crear la ilusión del llanto.

Ante esto, el obispo Cantú afirmó que se revisó el interior de la estatua, la cual estaba hueca. "No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Así que tomamos fotos", detalló a Las Cruces Sun News.

Se manejó la hipótesis de que tal vez, al momento de la fabricación, algún material líquido quedó dentro del material. De esta manera fueron hasta al fabricante, quien manifestó que el bronce es moldeado a temperaturas lo bastante altas como para secar la posible cera derretida.

"Pero incluso si fuera (un engaño), no estamos seguros de cómo se haría, físicamente (…) porque es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior", añadió el sacerdote.

Aunque se aclaran algunas dudas, aún faltan otros procesos para empezar a hablar de un milagro.

Por ejemplo, se debe determinar si estas ‘lágrimas’ son una manifestación de Dios o si se trata de un espíritu maligno.

Autoridades superiores analizan las pruebas y continúan deliberando, recogiendo incluso los testimonios de los feligreses que afirman sentirse “bendecidos” tras presenciar este extraño fenómeno.

"Ciertamente, tengo una última palabra, pero me gustaría ceder a la sabiduría del Papa Francisco, expresó el obispo.

Ver Comentarios

d