mundo
3:53 pm - 8 de Junio de 2017

Descubren templo y cancha ritual aztecas en pleno centro de capital mexicana

La gigantesca estructura circular es dedicada al dios azteca del viento y se estima que tenga 34 metros de largo y unos 4 de alto.

Los vestigios a la vista permiten deducir las monumentales dimensiones que tuvo el antiguo templo de Ehécatl-Quetzalcóatl.

A menos de siete metros y en paralelo al templo, se presentó parte de lo que fue una antigua cancha del juego azteca de pelota, donde se logran ver los restos de una banca y una escalinata. Se estima que el campo debió tener unos 50 metros de longitud.

Ambos hallazgos se suman al impresionante acerbo de vestigios descubiertos y otros más que permanecen enterrados bajo las actuales calles y edificios del centro histórico.

"El hallazgo que vemos es un nuevo acercamiento al esplendor de la ciudad prehispánica de Tenochtitlan", destacó la ministra de Cultura, María Cristina García, en conferencia de prensa.

La funcionaria explicó que ambas estructuras "ocupaban un lugar preponderante en la configuración de la ciudad prehispánica" y en particular de la gran plaza central de la ciudad, un cuadrilátero de entre 480 y 500 metros cada lado, según los expertos del Instituto de Antropología e Historia (INAH).

El descubrimiento, parte del complejo arqueológico del Tempo Mayor, se situaba en el terreno que ocupó luego el antiguo hotel Catedral, dañado por el devastador terremoto de 1985 y cuyos dueños solicitaron la intervención del INAH tras hallar los vestigios.

Jugando para Hernán Cortés

Los investigadores estiman que la construcción del templo, conocido como la "Casa del Viento" y que está orientado hacia el adoratorio a Tláloc, dios de la lluvia, tuvo lugar entre 1486 y 1502, cuando la ciudad prehispánica era gobernada por el tlatoani Ahuizotl.

"Allí hay una relación simbólica porque el dios del viento trabaja con Tláloc, es un ayudante de Tláloc, para que pueda llover", explica Raúl Barrera, coordinador arqueológico del sitio del Templo Mayor.

La cancha de juego ritual tuvo además como primer espectador extranjero al conquistador Hernán Cortés, que acudió invitado por el último emperador azteca, Moctezuma, que se dice, era jugador habitual de este antiguo deporte.

"Incluso llevaron jugadores a España, para exhibirlos. Los llevó Hernán Cortés, eso fue en 1528, para que (el rey de España) Carlos V pudiera presenciar un juego de pelota", destacó Barrera.

En la zona de la cancha ritual también se descubrió un pequeño pozo de forma ovalada conteniendo 32 juegos de huesos cervicales, correspondientes al cuello de igual número de personas que habrían sido decapitadas.

Barrera explicó que, aunque es imposible determinar si eran jugadores, el sacrificio sí estaba directamente relacionado con el juego, probablemente a manera de ofrendas.

El lugar será habilitado como sitio-museo para sumarse a otros atractivos de la zona, como son las ruinas del Templo Mayor localizados a un costado de la Catedral Metropolitana y su museo, donde se exhibe una colosal piedra de la Coyolxauhqui, la diosa de la Luna descubierta en 1978 cuando se instalaba un cableado subterráneo.

En 2015, el INAH anunció el descubrimiento en la misma zona de un tzompantli, una plataforma con decenas de cráneos alineados y que se presume corresponden a personas decapitadas en ceremonias o enemigos capturados por el imperio azteca.

 

Ver Comentarios

d