Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Dueño de bote que naufragó con migrantes venezolanos perdió a cuatro hijos y dos nietos

El hombre, único sobreviviente de la tragedia, fue detenido por el régimen de Maduro señalado de tráfico de personas. Autoridades dicen que son más de 50 muertos.

El régimen de Nicolás Maduro detuvo a Luis Alí Martínez, capitán y propietario de la embarcación Mi Recuerdo y único sobreviviente del naufragio que causó la muerte de migrantes venezolanos que buscaban llegar a Trinidad y Tobago.

La tragedia le costó la vida a niños y adultos, entre ellos, cuatro de los hijos y dos de los nietos de Luis Alí.

El fiscal Tarek William Saab informó la detención de Martínez, asegurando que lo investigan por tráfico de personas.

Un sobrino del capitán escribió en Facebook, desde Trinidad, que su tío no es culpable y que perdió a casi toda su familia.

“Me dice uno de los familiares del señor Alí, que era el dueño de una de la embarcación, que fue detenido y lo trasladaron a Caracas por orden presidencial. Les allanaron la casa y se llevaron a toda su familia detenida. Es el único testigo y hay que proteger a esta persona”, indicó Karla Henríquez, ministra del Parlamento Internacional para los derechos humanos.

Publicidad

Hasta ahora, oficialmente, las autoridades venezolanas hablan de 21 víctimas fatales de las cuales han identificado 19.

La ministra de Derechos Humanos sostiene que son dos embarcaciones, Mi Refugio y Mi Recuerdo, las que llegaron el 6 de diciembre a Trinidad y Tobago sin que las autoridades hicieran el registro oficial de sus pasajeros. Además, asegura que la cifra de muertos supera los 50 entre los dos botes.

En Güiria, Sucre, la población en luto salió masivamente a las calles para realizar una misa y vigilia en honor a las víctimas, exponen con miedo que los desaparecidos son muchos más y que la mayoría estaba intentando migrar por la crisis venezolana.

“La gente ha emigrado es buscando un bienestar para sus hijos, para la comida; se van porque aquí no hay empleo, aquí no hay nada y los están encontrando ahogados”, denuncia un habitante de Güiria.

Refiriéndose a la muerte de los migrantes venezolanos la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU exigió a los gobiernos que detengan las devoluciones en el mar, en violación al principio de no devolución y a la prohibición de las expulsiones colectivas, y suspendan todos los retornos forzosos.

Publicidad

Las investigaciones sobre el número total de muertes están en proceso.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias