Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Duro relato de joven musulmana atacada con ácido: “fue una experiencia peor que la muerte”

La víctima, una estudiante de Medicina, fue agredida por un desconocido que le lanzó el líquido cuando ella bajó del carro para ir a su casa. Una cámara captó el ataque.

Nafiah Ikram joven atacada con ácido

Nafiah Ikram, de 21 años, una joven musulmana y estudiante de medicina en Nueva York fue víctima de un ataque con ácido a pocos metros de la puerta de su hogar.

La joven, que aún lucha por recuperarse de las graves lesiones que le produjo el líquido en varias partes del cuerpo, dio su testimonio con el fin de que el agresor pueda ser encontrado pronto por las autoridades.

El ataque ocurrió el pasado 17 de marzo, cuando Nafiah regresaba a su casa. En un video quedó captado el momento en el que ella baja de su auto y camina hacia su vivienda en Long Island, cuando de repente un hombre aparece corriendo hacia ella y le lanza el ácido.

“Toda mi vida cambió en cuestión de cinco minutos. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que se acaba. Comencé a llorar, estaba entrando en pánico; yo estaba como, 'papá, alguien me tiró algo a la cara', y él dijo, 'Dios mío, es ácido'", relató la estudiante en una entrevista con CBS Nueva York.

Publicidad

Para Sheikh Ikram, de 50 años, padre de la joven, lo ocurrido no fue un ataque al azar, fue un ataque planeado.

“¿Por qué esperaron a que ella regresara a casa?”, manifestó.

El agresor le lanzó el líquido causándole graves lesiones en el rostro, ojos, brazos y la garganta.

Su familia, a través de una página, ha recurrido a la solidaridad de la comunidad para poder reunir dinero y costear los gastos médicos de Ikram.

“Esta fue una experiencia peor que la muerte. Estaba en esa ambulancia y sentí que me arrancaban el pecho del alma. Ese es el dolor que sentía”, dijo la joven a ABC 7.

Publicidad

Por su parte, People agregó que sus seres queridos no creen que lo ocurrido haya sido un crimen de odio y que no saben quién podría querer lastimar a Nafiah de una forma tan cruel.

Poco a poco, la joven empezó a recuperar el habla, pero le toma trabajo comer y tomar líquidos por sus heridas en la garganta. Sufre problemas de visión, también le cuesta bañarse y dormir.

Mientras su familia clama justicia, la Policía está en la búsqueda del agresor que, se sabe, conducía un carro rojo Nissan Altima 2013-2015.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias