Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Esta doctora ha salvado a cientos de perros de las manos de carniceros en Indonesia

La labor de Susana Somali se ha hecho más dura en pandemia, pues algunos animales son vendidos por sus dueños, a los que la crisis sanitaria golpeó en el bolsillo.

doctora en Indonesia rescata perros de carniceros
AFP
ADEK BERRY/AFP

El extenso complejo de Somali en Yakarta es el hogar de alrededor de 1.400 perros, muchos de ellos rescatados en el controvertido comercio de carne de estos animales en la nación del sudeste asiático.

Ella y su equipo salen a la calle en busca de canes callejeros y carnicerías donde cada vez más animales condenados pasan sus últimos días aullando en jaulas estrechas.

Somali, quien hace malabares entre un día de trabajo para analizar muestras de COVID-19 en un hospital local, comenzó el refugio en un exclusivo barrio de Yakarta hace más de una década.

En aquel entonces, rescataba uno o dos perros de un carnicero cada semana. Pero ese número se ha disparado hasta 20 en los últimos meses a medida que los perros son arrebatados de las calles por su carne.

Esta madre de dos hijos, de 55 años, negocia con carniceros a menudo hostiles. A veces les paga en efectivo o suministrando otra carne para asegurar la liberación de los animales.

"La verdadera batalla no es rescatarlos de los carniceros, aunque eso siempre da miedo. El desafío es cuidar a estos perros durante la pandemia"
Doctora Susana Somali

Publicidad

'Lágrimas en sus ojos'

Somali y unos 30 empleados del Refugio de Animales de Pejaten luchan por cuidar a una gran cantidad de animales a medida que las donaciones caen en medio del brote de COVID-19.

El dinero es crucial para ayudar a cubrir más de 29.000 dólares en gastos mensuales, incluidos los salarios de los empleados y el costo diario de media tonelada de carne para los animales.

Varias razas, incluidos huskies, pitbulls y pastores alemanes, deambulan por el refugio de 5.000 metros cuadrados, que Somali comenzó en 2009.

Publicidad

Ella comenzó a enfrentar a los carniceros después de ver un video de una perra embarazada a punto de ser sacrificada.

"Alguien publicó imágenes de este perro llorando en las redes sociales y vi las lágrimas en sus ojos", dijo.

Somali y su equipo rescataron a docenas de cachorros con destino a un restaurante coreano local este mes, pero no siempre llegan a tiempo.

"Traté de llegar al área, pero me dijeron que el perro ya había sido (asesinado)", dijo sobre una carrera reciente a una carnicería.

"Fue un minuto demasiado tarde", agregó.

Los grupos de bienestar animal estiman que anualmente mueren hasta un millón de perros en toda Indonesia, y más de 100 restaurantes en Yakarta solo sirven su carne, según cifras del gobierno.

Publicidad

El perro es a menudo una especialidad culinaria entre los grupos minoritarios no musulmanes de Indonesia.

Los animales se consideran impuros en el islam y rara vez se mantienen como mascotas en los países de mayoría musulmana.

En comparación, Indonesia está relativamente relajada, pero trabajar en el refugio puede ser complicado para los voluntarios musulmanes, como Ria Rosalina.

"Muchas personas me han preguntado por qué cuido a los perros y uso hiyab", dijo, refiriéndose al velo que usan muchas mujeres indonesias.

Publicidad

"Pero no me importa. Solo les digo que los perros fueron creados por Dios, al igual que los humanos", señala.

Arrebatado y asesinado

La difícil situación de los perros de Indonesia no se limita a la capital de la megaciudad.

La organización de bienestar animal Four Paws advierte que miles de perros callejeros en Bali corrían el riesgo de morir de hambre o por comerciantes de carne, ya que una caída en el turismo golpea la isla.

También es un problema creciente en otras partes del sudeste asiático, ya que los comerciantes se aprovechan de los propietarios que enfrentan tiempos económicos difíciles, dice Katherine Polak, veterinaria de Four Paws.

"Los animales corren un riesgo muy elevado", dice.

Publicidad

"Algunas personas de bajos ingresos podrían verse tentadas a vender sus mascotas", agrega.

Durante años, los activistas han pedido al gobierno que detenga el mercado de carne de perro de Indonesia, un objetivo compartido por Somali.

"Puede sonar como un sueño, pero todo comienza desde un sueño", afirma esta doctora que sostiene: "Siempre seguiré peleando".

Publicidad

Lo más visto
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO