Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Estampida en Israel: “la gente trataba de salvarse mientras se aplastaba entre sí”

A 44 ascendieron los muertos por la que fue calificada como una de las peores catástrofes en la historia de ese Estado. Hay 150 heridos.

Una estampida en un lugar de peregrinaje densamente abarrotado mató al menos a 44 personas en el norte de Israel, oscureciendo la reunión más grande del país de la era COVID.

El desastre nocturno se produjo después de que los peregrinos acudieran en masa a Meron en el sitio de la supuesta tumba del rabino Shimon Bar Yochai, un sabio talmúdico del siglo II, donde principalmente judíos ultraortodoxos celebran la festividad de Lag BaOmer.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, quien fue trasladado en helicóptero a la escena, tuiteó que la "catástrofe del Monte Meron" fue "una de las peores que le ha ocurrido al Estado de Israel" desde su fundación hace siete décadas.

Cerrada el año pasado debido a las restricciones del coronavirus, la peregrinación de este año atrajo a decenas de miles de personas que fueron vistas reunidas cantando, bailando y encendiendo hogueras con alegría antes de la tragedia.

Los testigos señalaron como culpable a la Policía.

"Hay una rampa de hierro que baja desde el sitio de una hoguera... Estaba muy concurrida... la gente tuvo que caminar por esta rampa para salir", dijo Shmuel, un joven de 18 años.

Publicidad

Las autoridades "la cerraron. Luego llegó más gente, y más y más y no los dejaba salir, entonces la gente empezó a caer encima de la otra", agregó.

Ellos "no lo abrieron hasta que toda la multitud fue arrastrada hacia los lados. Decenas de personas fueron aplastadas", sostuvo el joven.

El jefe de Policía del norte de Israel, Shimon Lavi, señaló que sus agentes habían hecho todo lo posible para salvar vidas en una "noche trágica", ayudando a transportar a los heridos al hospital.

La peregrinación fue la reunión pública más grande desde que estalló la pandemia COVID-19 a principios del año pasado.

Diez mil personas habían sido autorizadas a asistir al recinto de la tumba, pero los medios de comunicación israelíes dijeron que 90.000 personas se concentraron en el sitio, una cifra que no pudo ser confirmada de inmediato por fuentes oficiales.

Los informes iniciales habían indicado que la carnicería comenzó cuando una sección de los asientos del estadio se derrumbó, pero los rescatistas más tarde vincularon las víctimas a la estampida.

Publicidad

"Hubo 38 muertos en el lugar, pero hubo más en el hospital", dijo el servicio de rescate Magen David Adom de Israel, agregando que 150 resultaron heridos, incluidos seis en estado grave.

Se registraron otras seis muertes en el hospital Ziv del norte.

'Se aplastaron el uno al otro'

"Me llevó al período de los atentados con bombas (de militantes palestinos). Había caos, la gente trataba de salvarse mientras se aplastaba entre sí", dijo a la radio militar Dov Maisel, de los servicios de rescate de United Hatzala.

Con el lanzamiento de una investigación sobre el desastre, el jefe de la Policía regional manifestó a los periodistas: "Yo, Shimon Lavi, asumo la responsabilidad general, para bien y para mal, y estoy listo para cada inspección".

El Ejército y los servicios de emergencia desplegaron helicópteros para evacuar a los heridos. El personal de rescate dijo que lucharon por acceder al sitio lleno.

Publicidad

Escenas de Meron horas después del accidente mostraban a una multitud judía ultraortodoxa en apuros, hombres con largos abrigos y sombreros negros y escombros esparcidos por el suelo.

Algunos sobrevivientes habían encendido velas para las víctimas mientras que otros rezaban cerca. Los medios israelíes publicaron una imagen de una fila de cuerpos cubiertos en bolsas de plástico en el suelo.

'Terrible desastre'

"Esta es una de las peores tragedias que he experimentado", dijo Lazar Hyman del servicio de rescate voluntario de United Hatzalah.

"No he visto nada como esto desde que entré en el campo de la medicina de emergencia", agregó.

Yehuda Gottleib, un socorrista de United Hatzalah, afirmó que vio "docenas de personas caer unas encima de otras durante el colapso".

Publicidad

"Un gran número de ellos fueron aplastados y perdieron el conocimiento", añadió.

Los heridos fueron trasladados en helicóptero a Jerusalén y Tel Aviv, donde está previsto que se celebren los funerales el viernes.

Gran Bretaña, Francia y la Unión Europea ofrecieron sus condolencias.

"Escenas devastadoras en Israel. Mis pensamientos están con el pueblo israelí y aquellos que han perdido a sus seres queridos en esta tragedia", tuiteó el primer ministro británico, Boris Johnson.

En un comunicado, Francia trató de asegurar "al pueblo israelí su profunda solidaridad en esta terrible experiencia".

"Le deseamos fuerza y ​​coraje para superar estos tiempos difíciles", tuiteó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Publicidad

Israel ha vacunado completamente a más de la mitad de su población de 9,3 millones contra el COVID-19, pero las restricciones a las reuniones públicas masivas siguen vigentes para detener la propagación del virus.

Los judíos ultraortodoxos, conocidos en Israel como haredim, durante toda la pandemia han mostrado resistencia a las medidas de salud y seguridad impuestas por el gobierno.

Se habían desplegado alrededor de 5.000 policías para asegurar el evento.

Después de la estampida, se cerró el acceso al área para evitar que la multitud se acumulara más, mientras los rescatistas y las fuerzas de seguridad trabajaban para despejar el área e identificar a las víctimas.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias