Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Europa arranca el 2021 con esperanza, pero con un optimismo moderado

El Viejo Continente aún deberá enfrentar la nueva cepa del coronavirus y superar la recesión económica. Si se le suma el brexit y el futuro de la OTAN, entre otros, el panorama no es tan claro.

La primera ola de la pandemia de coronavirus trajo la peor recesión en la historia de la Unión Europea. La vacuna contra el COVID-19 llegó como una luz de esperanza, pero tampoco despeja el camino hacia una recuperación, que se estima tardará dos años.

“El optimismo es moderado, no es exagerado. Desde luego tienen la vacuna, pero hay nuevas cepas que no se sabe muy bien cómo va a ser. También está el tema de la distribución y por otro lado creo que el problema es muy agudo no solamente por la recesión económica que esto ha significado, sino por la manera como se busca solucionarlo, que es recurriendo a la deuda pública que tomará la Unión Europea, cosa muy particular. El peligro que esto puede acarrear en materia de inflación dado que el desempleo es muy agudo”, explica el profesor Rubén Sánchez, del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad del Rosario.

De 750.000 millones de euros es el paquete histórico aprobado por la Unión Europea para su recuperación, pero las tensiones internas prometen ser uno de los mayores desafíos.

“El gran reto consiste en mantener en la Unión Europea a unos países que tienden cada vez más hacia la centro-derecha, me estoy refiriendo a Polonia y Hungría en particular”, agrega el profesor Sánchez.

La tensión está cruzada por el papel que juega Estados Unidos en Europa.

Publicidad

“En ese sentido entonces queda esa tensión, esa pugna entre aquellos que quieren reforzar la autonomía de seguridad y militar europea y los que prefieren mantenerse en un plano en el cual los Estados Unidos sigue asumiendo el liderazgo. Pero viene la segunda parte y es que así ya Trump no sea presidente de los Estados Unidos, y Biden sea mucho más próximo a acercarse a Europa, las cosas no se solucionan de un día para otro. Hay muchos resquemores con respecto a lo que ha sido la política de los Estados Unidos en los últimos años, razón por la cual esta tendencia a ganar autonomía es muy fuerte en muchos países de Europa”, explica el internacionalista Rubén Sánchez.

La salida del poder de la canciller alemana Angela Merkel, líder del frente europeísta, complica ese panorama de división.

Y el futuro de la OTAN también está en juego. Una Turquía cada vez más alejada de Europa será crucial, como también lo es en uno de los temas medulares: la migración.

“Hasta el momento Turquía ha servido como puerta para controlar esas migraciones provenientes de Oriente Medio y, si las relaciones con Turquía empeoran, es posible que este país abra las compuertas de la migración que ya en Europa ni siquiera son migraciones, son invasiones. Y esto genera problemas internos muy graves”, agrega Rubén Sánchez.

Compleja también será la adaptación a una nueva realidad: una Unión Europea sin el Reino Unido.

Publicidad


“Se logró salvar el acuerdo comercial, en materia comercial quedaron igual a como estaban antes (...) el problema es de movilidad social porque muchos británicos tienen sus casas de recreo en Francia o en España y muchos europeos suelen ir sin mayores problemas al Reino Unido. Es lo que no sabemos todavía cómo se va a solucionar. Sobre el tema del Reino Unido tenemos el problema de Escocia; Escocia es europeísta, tiene su Parlamento propio y de pronto puede armar líos en el interior del Reino Unido”, explica Sánchez.

Liderar la estrategia mundial de lucha contra el cambio climático seguirá siendo un norte para el Viejo Continente.

Así lo explica el profesor Rubén Sánchez: “El compromiso de Europa es muy fuerte en este sentido y si está interesado en ello es porque es su manera de conservar un liderazgo universal, dado que en otros campos ha cedido en todos los terrenos; en el terreno tecnológico, por ejemplo, China y la India se la llevan por delante”.

“En el terreno de la seguridad está buscando su autonomía, pero sin Estados Unidos tampoco es una verdadera potencia militar. Por lo tanto, el espacio lo que le queda Europa para tener un tipo de liderazgo muy atractivo y fuerte es precisamente el del cambio climático”, agrega el profesor universitario.

Europa es un continente que arranca el 2021 con esperanza, pero con un optimismo moderado.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias