mundo
6:36 pm - 24 de Junio de 2015

Exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega rompe su silencio y pide perdón

Artículo
Por: 
AP / EFE

El exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega rompió el silencio después de su retorno hace poco más de tres años y lo aprovechó para dirigir un mensaje conciliador al país.

"Durante estos últimos días he estado conversando conmigo mismo, he estado conversando con mi familia, he estado reflexionando con la Iglesia y considero oportuno bajo mis propias convicciones que contribuya yo a la ciudadanía cerrando el ciclo de la era militar, y lo considero oportuno en estas circunstancias que vive el país", señaló Noriega, con un papel en mano y utilizando gafas.

"Y yo cierro el ciclo de la era militar como el ultimo militar de ese grupo pidiendo perdón", agregó.

El exhombre fuerte, de 81 años, accedió a brindar unas declaraciones el miércoles al canal de televisión local Telemetro, que las divulgaría en su noticiario de la tarde. El contacto con Noriega en la cárcel El Renacer lo hizo el periodista y presentador Álvaro Alvarado.

Telemetro muestra una foto en su página de internet de la conversación entre Noriega y Alvarado, en que el exdictador aparece con una guayabera blanca de manga larga y el cabello bien peinado.

Una fuente allegada a la familia de Noriega, quien pidió no se le identificase porque carece de autorización para hablar del asunto, dijo a The Associated Press que el exgeneral deseaba hace tiempo mandar un mensaje conciliador y que no había podido hacerlo tras su retorno en diciembre del 2011 luego de que Francia lo repatrió.

Noriega aparece en la foto de Telemetro con una hoja de papel en la mano, y según la fuente contiene notas del exgobernante castrense.

Se trata de la primera vez que el exgeneral se dirige a los panameños desde su regreso y envío directo a una cárcel cercana al Canal de Panamá. Ya había dado varias entrevistas durante su largo encarcelamiento en territorio estadounidense.

Noriega fue expulsado en la invasión de Estados Unidos a Panamá el 20 de diciembre de 1989, seis años después de asumir la jefatura del ejército y el control del país. Su caída terminó con el régimen militar panameño, el cual se extendió 21 años.

Poco después de su expulsión, Noriega se entregó a Washington, donde se le condenó por tráfico de drogas y lavado de dinero. Tras pasar dos décadas recluido en celdas estadounidenses, fue extraditado a Francia para que allá enfrentase a la justicia por acusaciones de blanqueo de dinero.

En Panamá cumple al menos tres condenas por asesinato a opositores. Sus abogados y médicos particulares aseguran que la salud de su cliente es frágil y han buscado infructuosamente que las autoridades penitenciarias le otorguen una medida cautelar de reclusión domiciliaria.

A Noriega se le considera el recluso más longevo en las celdas panameñas.

Ver Comentarios

d