mundo
2:50 pm - 12 de Diciembre de 2017

Familia de terrorista de Nueva York critica trato que ha recibido por parte de investigadores

Por: 
Noticiascaracol.com / AFP

Trump, por su parte, urgió a aprobar la reforma migratoria, pues el capturado es de Bangladés e ingresó a EE. UU. por un permiso de reunificación familiar.

Tres personas resultaron con heridas leves después de que la bomba artesanal del atacante explotara parcialmente, mientras el sospechoso, Akayed Ullah de 27 años, era enviado a un hospital aparentemente con serias quemaduras y heridas en el torso y manos.

"Primero y más importante, como lo he dicho desde que anuncié mi candidatura a la presidencia, Estados Unidos debe reformar su permisivo sistema migratorio, que permite a demasiadas personas peligrosas, inadecuadas y con antecedentes entrar a nuestro país", dijo Donald Trump en una declaración.

Agregó que el sospechoso había ingresado al país gracias a un permiso de reunificación familiar, un sistema al que el presidente quiere poner fin y que permite a las familias patrocinar a algunos parientes para que puedan ingresar a Estados Unidos.

También se refirió a su controvertida prohibición de que ciudadanos de ocho países -seis de ellos de mayoría musulmana- entren a Estados Unidos como "un paso adelante para dar garantías a nuestro sistema de inmigración".

Además, pidió al Congreso "un aumento del número de funcionarios de inmigración y aduanas, para mejorar la capacidad de los funcionarios de inmigración para detener y encarcelar, y poner fin al fraude y al abuso en nuestro sistema migratorio".

El presidente reiteró asimismo su llamado a que los condenados por terrorismo reciban "las penas más fuertes permitidas por la ley, incluida la pena de muerte".

Cargos contra Ullah

El sujeto, que residía en Brooklyn, será acusado principalmente por la Fiscalía de apoyar al EI, de utilizar armas de destrucción masiva y de colocar una bomba en un lugar público.

La radicalización de Ullah, llegado a Estados Unidos en 2011, se remonta "al menos a 2014", cuando comenzó a ver por internet propaganda difundida por EI, según la querella.

Los investigadores apuntan a que el hombre comenzó a reunir "hace dos o tres semanas" el material necesario para la fabricación de una bomba artesanal -guirnaldas eléctricas, una pila de 9 voltios, tornillos de metal- que ensambló en su apartamento.

Justo antes del ataque, el sospechoso publicó un mensaje en Facebook dirigido al presidente estadounidense: "Trump, has fracasado en proteger a tu país". Así como otra declaración dirigida a los partidarios del grupo yihadista "para mostrar que había cometido el ataque en nombre de EI", también según el documento.

Inquietante

Un alto responsable bangladesí de contraterrorismo confirmó que el "nombre del sospechoso no está en nuestra larga lista de personas radicalizadas o miembros de grupos terroristas". Aun así, las autoridades locales de ese país mayormente musulmán continúan investigando.

El martes, interrogaron a la familia del sospechoso que sigue en Daca, comenzando por su mujer de 25 años y su padre, aunque ninguno de ellos es sospechoso.

Un amigo de la familia de Ullah informó que se había casado hace dos años, pero que no había llevado a su mujer a Estados Unidos y que volvía frecuentemente a su país, afectado por una serie de ataques yihadistas en los últimos años.

Su último viaje fue en septiembre, tras el nacimiento de su primer hijo, cuando pasó un mes con la familia, según ese conocido, que también aseguró que el hombre oraba "cinco veces al día en la mezquita".

Tras su llegada a Nueva York con una visa de reagrupamiento familiar -su tío, naturalizado estadounidense, estaba instalado en Brooklyn, según el New York Times- Ullah comenzó, como muchos inmigrantes, como chófer de taxi para luego trabajar como electricista, según medios.

Allí su familia, según su abogado Albert Fox Cahn, dijo estar indignada “por el comportamiento de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que han tenido niños de hasta 4 años de edad, afuera en el frío, y que mantienen a un adolescente fuera de clases de la escuela secundaria para interrogarlo sin un abogado, sin sus padres”.

En los últimos tiempos vivía en una zona de Brooklyn con mucha población originaria de Bangladés.

Sus señales de radicalización pasaron aparentemente inadvertidas para la policía de Nueva York, ciudad donde los recursos antiterroristas han sido reforzados considerablemente después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El alcalde Bill de Blasio aseguró en la noche del lunes que la policía hace un trabajo de detección "muy sólido" y que se beneficia de una cooperación fortalecida con las diferentes comunidades inmigrantes.

Ver Comentarios

d