Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Fatal explosión de tanque de combustible en Líbano: hay al menos 28 muertos

Revivió los amargos recuerdos de aquel nefasto estallido que tuvo lugar en agosto de 2020 y dejó más de 200 personas fallecidas.

Thumbnail

La explosión de un tanque de combustible en el Líbano mató a 28 personas e hirió a 80 el domingo mientras una multitud clamaba por gasolina, dijeron las autoridades y los médicos, la última catástrofe que provocó indignación en el país afectado por la crisis.

La tragedia en el remoto norte abrumó las instalaciones médicas y acumuló una nueva miseria en una nación que ya estaba asediada por una crisis económica y una grave escasez de combustible que han paralizado los hospitales y provocado largos cortes de energía.

También revivió los amargos recuerdos de una explosión masiva en el puerto de Beirut en agosto de 2020 que mató a más de 200 personas y destruyó franjas de la capital.

El Ministerio de Salud dijo que la explosión en la aldea de Al-Tleil en la región de Akkar mató a 28 personas e hirió a 80. La oficina del primer ministro interino Hassan Diab declaró un día nacional de luto para el lunes.

La ira se desbordó cuando los manifestantes atacaron la casa en Beirut del primer ministro designado Najib Mikati para exigir su renuncia, con piedras arrojadas y enfrentamientos con las fuerzas antidisturbios, informó la Agencia Nacional de Noticias (NNA) oficial.

El ejército dijo que un tanque de combustible que "había sido confiscado por el ejército para distribuirlo a los ciudadanos", explotó poco antes de las 2:00 de la mañana de este domingo. Dos soldados murieron, 11 resultaron gravemente heridos y cuatro están desaparecidos, agregó.

Publicidad

Los militares comenzaron a asaltar estaciones de servicio el sábado para frenar el acaparamiento después de que el banco central eliminó los subsidios al combustible. La NNA dijo que la explosión siguió a las refriegas mientras la gente se apiñaba para conseguir gasolina.

Los hospitales de Akkar, una de las regiones más pobres del Líbano, y de la ciudad portuaria de Trípoli, en el norte del país, dijeron que tuvieron que rechazar a muchos heridos porque no estaban equipados para tratar quemaduras graves.

"Los cadáveres están tan carbonizados que no podemos identificarlos", dijo a la AFP la empleada Yassine Metlej del hospital de Akkar.

"¡No nos dejes!" gritó una madre junto a su hijo quemado mientras un hombre lloraba y rezaba para que su propio hijo fuera salvo.

Los residentes de Akkar incendiaron una casa vacía que se cree pertenecía al dueño del terreno donde ocurrió la explosión, informó la NNA. Un tuit del ejército decía que el propietario de la tierra fue arrestado más tarde.

Una fuente de seguridad dijo que habían comenzado las pruebas de ADN para identificar a las víctimas. Corresponsales de AFP en varios hospitales vieron restos cubiertos con sudarios blancos. En el hospital Al-Salam de Trípoli, las salas de emergencia se llenaron rápidamente.

Publicidad

El ministro de Salud, Hamad Hassan, dijo que estaba en contacto con países como Turquía, Kuwait y Jordania para evacuar casos graves en el extranjero.

Ismail al-Sheikh, de 23 años, con quemaduras en brazos y piernas, fue conducido por su hermana Marwa al hospital Geitawi de Beirut, a unos 80 kilómetros de distancia.

"Nos informaron que el ejército estaba distribuyendo gasolina ... así que la gente acudió en masa a llenarla en recipientes de plástico", dijo Marwa a la AFP.

Dijo que algunos testigos dijeron que un encendedor provocó la explosión; otros afirmaron que se realizaron disparos.

La explosión fue vista en general como una consecuencia directa de la negligencia oficial que había empujado al país a una caída libre más profunda.

"Los muertos son víctimas de un estado descuidado", dijo Marwa a la AFP.

Publicidad

Sawsan Abdullah rompió a llorar en el hospital de Geitawi cuando un médico le dijo que su hijo soldado se encontraba en estado crítico.

"¡Es mi único hijo!" Abdullah gritó, cayendo al suelo.

Líbano, golpeado por una crisis financiera, ha estado lidiando con una pobreza creciente, una moneda que se desploma y una grave escasez de combustible.

El banco central dijo esta semana que no podía permitirse financiar los subsidios al combustible debido a la disminución de las reservas de divisas y acusó a los importadores de acumular combustible para venderlo a precios más altos en el mercado negro o en Siria. La escasez de combustible ha dejado a muchos con solo dos horas de electricidad al día.

El Centro Médico de la Universidad Americana de Beirut, el principal hospital privado del Líbano, había dicho que cerraría el lunes por la mañana si no aseguraba el diésel a los generadores de energía, arriesgando cientos de vidas.

El presidente Michel Aoun ordenó una investigación sobre la explosión y presidió una reunión de emergencia del consejo de defensa, dijo su oficina. Acordó proporcionar a los hospitales el diésel para alimentar los generadores, se lee en un comunicado.

Publicidad

El consejo también pidió al gobierno que asigne a las fuerzas de seguridad la supervisión del almacenamiento y distribución de combustible para evitar más incidentes.

La explosión del domingo se produce menos de dos semanas después de que Líbano marcó el primer aniversario de la explosión del puerto de Beirut.

A pesar de la crisis económica, las disputas políticas han retrasado la formación de un nuevo gobierno luego de que el último gabinete renunciara a raíz de esa explosión.

Las promesas de ayuda internacional vitales siguen estando supeditadas a la formación de un nuevo gobierno para encabezar las reformas y al reinicio de las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.