Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Joven tuvo que vender sus óvulos para pagar créditos educativos

“Lo vi como una de las únicas formas de poder tener dinero”, contó la mujer que consiguió tres trabajos para solventar las deudas.

Vendió sus ovarios para pagar créditos educativos

Kassandra Jones, una mujer de 28 años oriunda de Nueva York, Estados Unidos , es la protagonista de una historia que tiene atónitos a miles en el mundo: vendió sus óvulos para poder pagar sus créditos educativos.

A pesar de tener tres trabajos y vivir sin deudas, la mujer debía más de 160 mil dólares (cerca de 700 millones de pesos) a los bancos, que le habían prestado dinero para obtener su maestría en salud pública.

Publicidad

Aseguró que exploró muchas opciones, pero que la venta de sus óvulos fue la más viable para obtener parte del dinero que debía.

Lo vi como una de las únicas formas de poder tener dinero. Hice todo lo que pude, incluso donar mis óvulos y encontré la capacidad de recuperación para seguir adelante y tratar de lograr lo que la sociedad siempre me ha dicho que tenía que hacer para tener éxito”, aseguró al New York Post .

En su relato, afirma que siente un poco de tristeza al tener que destinar esa gran suma de dinero solo al pago de una parte de sus créditos educativos: “Desearía que no fuera solo por mi matrícula, desearía que ese dinero fuera para el pago inicial de una casa o para poner en marcha mi propio negocio”.

Publicidad

La idea de vender sus óvulos invadió su cabeza luego de que varias amigas le comentaran que era un negocio bastante rentable.

La primera donación le dejó 8 mil dólares, la segunda 10 mil, de a poco iba juntando el dinero: “Cuando estás desesperado por resolver las cosas como un adulto joven y tienes esta abrumadora cantidad de deuda del sistema educativo, te pone entre la espada y la pared”.

Publicidad

No obstante, la donación de óvulos no es tan sencilla. Ella debió ponerse inyecciones hormonales. “Es un trabajo intensivo”, comentó.

La mujer aprovechó para criticar las oportunidades laborales y la remuneración de algunos jóvenes en Estados Unidos: “Para siquiera tener la oportunidad de pagar la matrícula sin deudas mientras estamos en la escuela, tendríamos que trabajar de 40 a 50 horas a la semana”.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.