Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Líder de secta golpeó y encerró a un niño en un armario, sin comida, hasta dejarlo morir

Pasó varios años huyendo, tras ser incluida en una lista de personas buscadas. Fue su propia hija la que reveló el homicidio.

armario-referencia_afp.jpg
Foto de referencia
AFP

Anna Young, de 79 años y antigua líder de una secta religiosa en Florida, Estados Unidos, fue sentenciada a 30 años de cárcel por la muerte de un niño por inanición en la década de 1980 después de golpearlo y confinarlo en un armario, informó la Fiscalía.

Hace casi 30 años, la mujer que estaba a la cabeza del culto House of Prayer (Casa de oración), encerró al pequeño Emon Harper en un clóset sin comida ni agua, hasta que otros miembros de la secta lo encontraron muerto, indicó la Fiscalía General de Florida en un comunicado sin consignar la edad que tenía el niño.

Un gran jurado del mismo estado acusó a Young en noviembre de 2017 y fue arrestada inmediatamente en el vecino estado de Georgia.

Desde el momento del arresto, la mujer se declaró culpable de asesinato en segundo grado por la muerte de Harper.

"Es insondable comprender los horrores que esta mujer ha causado. Afortunadamente, a los 79 años, lo más probable es que muera en prisión y nunca más pueda dañar, torturar o matar a otro ser humano", señaló la fiscal general de Florida, Ashley Moody.

Según el ente investigador, la madre de Harper entregó al niño a un amigo de la familia en Chicago, pero este último finalmente lo llevó a la Casa de Oración liderada por Young, que los fiscales a cargo del caso describieron como un lugar de culto religioso con sede en Micanopy, una localidad del condado floridano de Alachua.

Publicidad

Junto con su esposo, Robert Davidson, y un compañero creyente, la mujer inició la Casa de la Oración en 1983. La secta practicaba estrictamente el Antiguo Testamento, vistiendo túnicas largas.

El lugar de reunión llegó a tener 24 miembros, todos alojados bajo el mismo techo.

Allí, según los investigadores, Young llamó al niño Moisés, quien fue hallado muerto en una canasta de paja dentro de un armario.

Las acusaciones de que la mujer asesinó a Emon surgieron cuando una hija suya reveló la mala conducta de la mujer y luego otros miembros de la secta corroboraron la historia.

Young dejó el culto religioso en 1992 y pasó varios años huyendo después de ser incluida en una lista de personas buscadas por las autoridades.

Durante los últimos 15 años, la mujer vivió en Marietta, Georgia.

Publicidad

Como parte de la negociación con la Fiscalía, también se declaró culpable de homicidio por la muerte de otra niña, Katonya Jackson, en 1984.

"Estoy agradecida por el arduo trabajo de mis fiscales estatales para asegurar una fuerte sentencia de prisión para esta criminal, francamente vil", resumió la fiscal general.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias