mundo
8:21 am - 22 de Noviembre de 2018

“No fui capaz de resistirme, era Dios”: dramático testimonio de mujer violada por un pastor

Por: 
AFP

"En sus sermones, el acusado sugirió directa o indirectamente que era el espíritu santo", aseguró un juez al condenar al líder de la secta.               

El pastor se llama Lee Jaerock, tiene 75 años y es el fundador de una iglesia en Corea del Sur.

Sus víctimas "eran incapaces de oponer resistencia, pues estaban sometidas a la autoridad religiosa absoluta del acusado", subrayó el juez Chung Moon-sung ante el tribunal del distrito central de Seúl. 

Y es que la devoción religiosa puede ser muy fuerte en Corea del Sur, donde el 44% de los habitantes se declaran creyentes. 

La mayoría de los fieles del país pertenecen a iglesias reconocidas, a menudo ricas y poderosas, frecuentadas por decenas de miles de fieles que no dudan en donar hasta el 10% de sus ingresos. 

Pero también existen muchas iglesias marginales, algunas de las cuales estuvieron implicadas en casos de malversación, coacción, "lavado de cerebro", manipulación de fieles y otras actividades asociadas a prácticas sectarias. 

Lee Jaerock fundó la iglesia de Manmin, de inspiración protestante, en Guro, un barrio pobre de Seúl, en 1982. Empezó con 12 fieles, pero en la actualidad su iglesia afirma tener 130.000.

Cuenta con una gran sede, un lujoso auditorio y su página web destaca el gran número de milagros que en ella se han obrado. 

A raíz de las revelaciones del movimiento #MeToo, que llegó también a Corea del Sur, tres fieles denunciaron este año al líder religioso, que las convocó en su casa y las forzó a tener relaciones sexuales. 

"No fui capaz de resistirme. Él era más que un rey. Era Dios", contó una víctima, miembro de la iglesia desde su infancia, en la televisión surcoreana. 

El pastor le dijo a otra víctima que ella estaba en el paraíso y que debía desnudarse como Adán y Eva en el jardín del Edén. "Lloré porque odiaba hacer eso".

Ocho mujeres denunciaron al pastor y el tribunal lo declaró culpable de haberlas violado "decenas de veces" durante un largo periodo. 

"En sus sermones, el acusado sugirió directa o indirectamente que era el espíritu santo", subrayó el juez. Y las víctimas pensaban "que era un ser divino con poderes divinos", añadió. 

Lee Jaerock, que rechaza las acusaciones, escuchó el veredicto con los ojos cerrados y no mostró ninguna emoción frente al centenar de fieles suyos que asistieron a la audiencia. 

Su abogado acusó a las denunciantes de mentir para vengarse por haber sido excomulgadas tras haber violado las reglas de la iglesia.  

"La iglesia central de Manmin se centra en la adoración del pastor Lee Jaerock", afirmó Kim Yu-sun, fiel de la misma durante 20 años. "Ahora que acudo a una iglesia diferente, venero a Jesús y rezo a Dios", asegura.

Corea del Sur es un terreno fértil para los grupos religiosos con ideologías fuertes, que ofrecen esperanza de salvación a personas sobrepasadas por una sociedad ultracompetitiva donde el estatus lo es todo. 

Según un estudio del gobierno en 2015, el 28% de los surcoreanos declaran pertenecer a una iglesia cristiana y el 16% se presentan como budistas. 

Según Park Hyung-tak, director del Instituto Coreano de investigación sobre la herejía cristiana, dos millones de personas pertenecen a sectas. "En este país hay 60 líderes de sectas que pretenden representar la segunda venida de Cristo, o incluso Dios mismo", afirmó a la AFP.  

Ver Comentarios

d