Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Papa Francisco llama a condenar a quienes usan el nombre de Dios para justificar la violencia

Sobre los conflictos en Yemen, Siria, Irak y Libia, deseó que "personas de diferentes religiones tengan el mismo derecho", al hablar en Emiratos Árabes Unidos.
Jorge Bergoglio aseguró que hace la primera visita de un pontífice a esta región como "un creyente sediento de paz, como un hermano que busca la paz con los hermanos. Querer la paz, promover la paz, ser instrumentos de paz: estamos aquí para esto", declaró ante los anfitriones y el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb.
El papa fue invitado por los gobernantes de EAU a participar en un encuentro interreligioso bajo el título "Fraternidad Humana", junto a Al Tayeb, como representante de la principal institución del islam suní en Oriente Medio.
"Hay que condenar sin vacilación toda forma de violencia porque usar el nombre de Dios para justificar el odio y la violencia contra el hermano es una grave profanación. No hay violencia que encuentre justificación en la religión", destacó Francisco.
Agregó que no hay que caer en "la tentación recurrente de juzgar a los demás como enemigos y adversarios" y se refirió a "superar la brecha entre amigos y enemigos".
"No hay alternativa: o construimos el futuro juntos o no habrá futuro", advirtió el papa desde el Memorial del Fundador de Emiratos Árabes Unidos (EAU), donde un monumento de formas geométricas colgantes forma la silueta del jeque Zayed.
"Las religiones, de modo especial, no pueden renunciar a la tarea urgente de construir puentes entre los pueblos y las culturas", señaló, tras anunciar la firma de un documento de Fraternidad Humana con el gran imán de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, la principal institución del islam suní.
"Ha llegado el momento en que las religiones se empeñen más activamente con valor y audacia, con sinceridad en ayudar a la familia humana a madurar la capacidad de conciliación, la visión de esperanza y los itinerarios concretos de paz", añadió.
Con esta misión de paz ha acudido el papa a EAU, en el octavo centenario del encuentro entre san Francisco de Asís y el sultán al Malik al Kamil, como destacó en su discurso Francisco, quien entregó una medalla al príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nayhan, en un encuentro privado.
Subrayó que en EAU "el desierto se ha transformado en un lugar próspero y hospitalario" y "de encuentro entre culturas y religiones", que ofrece "esperanzas a muchas personas de diferentes pueblos, culturas y credos", en referencia a los millones de extranjeros que trabajan en Emiratos.
"Con este mismo espíritu deseo que, no sólo aquí, sino en toda la amada y neurálgica región de Oriente Medio haya oportunidades concretas de encuentro: una sociedad donde personas de diferentes religiones tengan el mismo derecho", manifestó.
También el pontífice recordó los conflictos que desgarran el vecino Yemen, Siria, Irak y Libia y deseó que en "toda la amada y neurálgica región".
En ese sentido, Al Tayeb quiso lanzar un mensaje a los cristianos de Oriente, asegurándoles que "no son una minoría".
"Hay que acabar con esta cultura, sois ciudadanos de pleno derecho", dijo el jeque de Al Azhar, con sede en Egipto, donde los cristianos coptos son más de 10 millones.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias