Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Para conmemorar aniversario del Día D, veterano de 97 años recreó salto en paracaídas

"¡Un hermoso vuelo, un buen salto, todo fue perfecto!", aseguró Tom Rice después de repetir el aterrizaje que hizo el del 6 de junio de 1944.
Con un paracaídas con los colores de la bandera estadounidense, Rice saltó en tándem y fue aplaudido largo rato por el numeroso público. Con el casco de su división, lentes ahumados, el veterano saludó a la multitud haciendo la señal de la victoria.
"¡Me siento muy bien!", aseguró Rice, tras tocar tierra, entre los aplausos de la gente congregada en un terreno cerca de la localidad francesa de Carentan, un día antes de la celebración del 75º aniversario del desembarco, el 6 de junio de 1944, de unos 150.000 soldados aliados en las playas de Normandía.
"¡Quiero volver allá arriba, y hacerlo otra vez!", dijo.
Hace 75 años exactamente, con apenas 22 años, abordó en Inglaterra un avión de transporte militar Douglas C-47 el 5 de junio en la noche, antes de ser lanzado en plena noche sobre Cotentin, en Normandía, con otros 9.000 hombres de su división.
Con equipos que pesaban 50 kilogramos, lo atrapó la velocidad del avión y permaneció enganchado al fuselaje antes de que pudiera desprenderse, lo que le provocó algunas heridas.
El objetivo de su división era asegurar las carreteras de Carentan, una ciudad en la intersección de las playas de 'Utah' y 'Omaha Beach', donde tenían que desembarcar 100.000 soldados al amanecer. Junto a sus compañeros de armas, Tom Rice tuvo que tomar una posición en la esclusa de la Barquette en el canal de Carentan en el mar, lo cual hizo con éxito.
Desde entonces, el profesor de historia convertido en paracaidista ha hecho unos sesenta saltos, incluyendo la celebración del Día D cada junio durante seis años.
"Él salta por todos aquellos que se sacrificaron durante la Segunda Guerra Mundial, siempre que pueda", dijo su esposa Brenda Rice, quien asistió a su último salto.
Ya en 1994, saltó en Normandía en las celebraciones del 50º aniversario de las ceremonias del Día D. Pero a pesar de los años, Tom Rice aún temía al resentimiento de la población francesa.
"La gente de Carentan nunca nos ha perdonado la destrucción de su ciudad y la muerte de sus familiares", escribió el ex profesor de historia de California en 2004, en su libro ‘Trial By Combat’.
"Hicimos mucho daño, murió gente, hubo impactos de artillería, ventanas rotas...", dijo el veterano este miércoles en una entrevista con la AFP.
En 2018, el alcalde de Carentan, Jean-Pierre Lhonneur, lo recibió en Normandía y luego le escribió para asegurarle que todo estaba perdonado desde hacía mucho tiempo. "Todos los veteranos dicen eso: 'hemos destruido tu país'", explica Jean-Pierre Lhonneur.
"Están muy sorprendidos de que les demos la bienvenida con los brazos abiertos", agregó.
El exmilitar admitió que "nunca" pensó en que "habría una multitud como ésta, es increíble", dijo este miércoles. "Es más agradable de lo que puedes imaginar, los franceses son muy amables con nosotros y muy cariñosos, para la mayoría de ellos es como una familia", indicó.
Homenajes
Sobre un gran escenario y durante más de una hora, se proyectaron imágenes de archivo del desembarco y se leyeron emotivos testimonios de los veteranos -"no sé cómo sobreviví", afirmaba uno de ellos- que arrancaron lágrimas entre los asistentes.
Trump leyó la oración que el presidente estadounidense Franklin Roosevelt transmitió por radio aquel día llamando a "liberar a una humanidad que sufre".
El mandatario estadounidense ponía así fin a una visita de Estado de tres días al Reino Unido, durante la cual fue recibido con todos los honores por la reina Isabel II, habló de comercio con la primera ministra Theresa May, fue blanco de protestas e hizo algunas de sus controvertidas declaraciones.
Tampoco faltaron los homenajes musicales, desde una banda de la guardia real británica con sus altos sombreros de pelo de oso negro, hasta la coreografía de un rock and roll al mejor estilo de Hollywood, pasando por ‘El canto de los partisanos’, himno de la resistencia francesa durante la ocupación alemana.
Un silencio sepulcral se impuso mientras retumbaba el famoso discurso de 1940 del primer ministro británico Winston Churchill conocido como "Lucharemos en las playas". Después May leyó una carta del capitán inglés Norman Skinner a su esposa Gladys, hallada en su chaqueta tras su muerte en el desembarco.
También el presidente francés Emmanuel Macron leyó una carta, escrita a sus padres por un joven resistente francés, Henri Fertet, fusilado con 16 años en septiembre de 1943: "Los soldados vienen a buscarme. Estoy deseando que llegue el momento (...) No temo a la muerte, tengo la conciencia tranquila".
El acto terminó con un despliegue en el cielo de la Real Fuerza Aérea Británica, que incluyó 25 aparatos entre aviones modernos y los legendarios Spitfire.
Coincidiendo con esta conmemoración, los representantes de los 16 países presentes en Portsmouth adoptaron una declaración en la que se comprometieron a que "los sacrificios del pasado no hayan sido en vano ni sean jamás olvidados", reiteraron su compromiso con "la democracia, la tolerancia y el Estado de derecho" y su apoyo a las organizaciones internacionales que velan por ellos.
Ausente de las conmemoraciones, Rusia llamó a no "exagerar" la importancia del desembarco y a no "subestimar" el papel que jugó la Unión Soviética en la derrota de Hitler.
Trump y May viajarán el jueves a Francia para continuar las conmemoraciones junto a Macron en Normandía.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Advertisement

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO