Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Perrita no se despega de la tumba de su amigo, un niño de 2 años que murió ahogado

Mino ha demostrado que la amistad con el pequeño va más allá de la vida y la muerte. A veces, cuentan familiares, deja una fruta o comida sobre el sepulcro.

perrita tumba vietnam.jpg
Eric San Juan/EFE

La perra Mino lleva tres de sus 4 años de vida pegada a la tumba de su dueño, un niño de 2 años que murió ahogado en una zanja cercana a su casa, en el sur de Vietnam, y del que nunca se separaba durante los en 12 meses que convivieron.

El pelaje negro azabache de Mino clarea en la parte trasera del lomo, donde adquiere tonos de un marrón descolorido, algo que la familia atribuye a las largas horas pasadas bajo el sol y la lluvia sobre la tumba del niño fallecido en la provincia de Long An, en el delta del río Mekong.

Nguyen Thi Ut, abuela del pequeño, cuenta cómo tres días después del entierro, celebrado en la parte trasera de la casa, el perro se instaló sobre el sepulcro y no hubo manera de que lo abandonara.

"Traté de que dejara de ir porque no me parecía bien, pero siempre terminaba volviendo. Al final decidí dejarle", cuenta la mujer de 57 años.

Relación especial

Publicidad

Mino llegó a la familia siendo un cachorro, cuando el pequeño Khet tenía apenas un año y desde el principio, relata Ut, se hicieron amigos, pasaban el día jugando juntos mientras los padres trabajaban y los abuelos se ocupaban de la casa.

La relación especial entre el niño y el cachorro se quebró por la trágica muerte de Khet a los dos años: mientras su madre estaba cocinando, el pequeño salió de la casa, cruzó el camino de tierra que separa la vivienda del canal aledaño y cayó al agua sin que nadie llegara a tiempo de salvarlo.

Lo sepultaron detrás de casa, como es tradicional en el campo vietnamita, y a los tres días del entierro, Mino se instaló sobre la lápida, el lugar en el que más tiempo pasa desde que ocurrió la tragedia hace tres años.

De carácter afable, la perra acude a saludar a los visitantes y se queda unos minutos recostada junto a la mesa a la entrada de la precaria vivienda, pero al cabo de un rato retoma su posición sobre la lápida, que ya no abandonará hasta horas después de que se ponga el sol.

Bajo el sol y la lluvia

Publicidad

"Siempre entra en casa un par de horas al mediodía y después vuelve a salir, aunque haga mucho sol o llueva. A veces incluso pasa toda la noche", cuenta Ut, convencida de que el animal sabe lo que le ocurrió al niño y que su cuerpo está allí abajo.

La perrita, de natural silencioso, no ladra ni aúlla sobre el sepulcro, simplemente se recuesta y permanece allí la mayor parte del día.

"A veces, coge algo de comida o alguna fruta y la deja junto a la tumba", apunta Nguyen Thanh Go, padre de la difunta criatura.

Mientras Ut habla, la hermana del niño fallecido, de 6 años, juega por la casa y Go, el padre, se ocupa del bebé de once meses, nacido dos años después de la tragedia.

La perra se muestra cariñosa con ellos, pero Ut comenta que no ha alcanzado con ninguno de sus nietos una relación tan cercana como la que tuvo con Khet.

Sabiendo de las largas horas que Mino pasaba bajo el sol y la lluvia, un amigo de la familia les regaló un cobertizo para que se resguardara, pero tuvieron que retirarlo a los pocos días por las quejas de un pariente que reclama la propiedad del terreno.

Publicidad

Ante sus exigencias, la familia organizará en marzo una ceremonia para trasladar la tumba y acercarla unos metros a la casa.

"Estoy segura de que aunque cambiemos la tumba de sitio, Mino seguirá pasando allí el día" relata Ut.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO