Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Impresionante relato de hombre sepultado por una avalancha junto a un hermano y cuatro amigos

El deportista contó en redes sociales los errores que cometió en medio de la expedición y dijo que estar vivo es un milagro.

hombre-sepultado-por-una-avalancha.jpg
Hombre se salva de morir al ser atrapado por una avalancha en Uinta, Utah, Estados Unidos, junto a su hermano y cuatro personas más.
backcountrymiles en Instagram.<br/>

Miles Penrose, el hombre sepultado por una avalancha, lo tiene claro: que él, su hermano y cuatro de sus amigos estén vivos tras quedar bajo toneladas de nieve en las montañas de Uinta, en Estados Unidos , no puede describirse de otra manera que de milagro.

Todo sucedió el domingo cuando el grupo disfrutaba de un paseo en una zona bastante conocida por Miles y su hermano.

He estado montando trineos en esta área en particular desde que tenía 8 años. Conozco muy bien la zona. Mi hermano y yo estábamos jugando en la ladera de una colina, en el área de un árbol donde hemos montado de 30 a 40 veces en los últimos años”, contó en sus redes sociales.

De repente, Miles Penrose sintió un temblor que, de inmediato, lo hizo pensar en un terremoto. Pero no fue así. Era una avalancha.

Cuando me volví y miré hacia arriba, vi que se acercaba la ola de nieve. Mis hermanos se dieron la vuelta y grité avalancha tan fuerte como pude”, relató.

Pero la nieve descendió demasiado rápido, mientras él seguía grabando el momento. Miles cometió varios errores que no le permitieron escapar, aunque por suerte, él, su hermano y sus cuatro amigos están con vida.

Publicidad

Saqué mi mochila y boom, no pasó nada. No lo había encendido. Un segundo después cayó la nieve y empecé a nadar. De alguna manera, solo me moví unos 20 metros y me quedé encima de la nieve (MILAGRO)”, admitió.

El segundo error, indicó, fue haber dejado sus objetos de orientación y rescate en su morral y no tenerlos a la mano. “Mi baliza, sonda y pala estaban en mi mochila, pero no tenía ni idea de qué hacer primero. Déjame decirte que no hay peor sentimiento que tener a tu hermano pequeño enterrado”, describió.

Por último, Miles recordó cómo lo encontró.

Seguí su voz; vi la parte superior de su casco negro, su voz y comencé a cavar. Aproximadamente 60 segundos después, descubrí su rostro. Él estaba bien”, dijo.

Miles, su hermano y sus amigos corrieron con suerte, no la misma con la que contaron cuatro esquiadores que fallecieron cerca de allí en medio de otra tormenta de esas que azotan al norte de Estados Unidos en este crudo invierno, según informó la CBS .

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias