Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

¿Se aburre en las videollamadas? Esta invitada puede animar la reunión

Una granjera encontró en sus animales una fuente inesperada de ingresos, además de ponerle picante a los encuentros virtuales en los que, a veces, no se dan cuenta del inesperado visitante.

cabras videollamadas
Cabras en videollamadas
PAUL ELLIS/AFP

A una mujer se le ocurrió alquilar sus cabras para amenizar las aburridas videollamadas. Estableció una tarifa por cada cinco minutos.

Las cabras de orejas caídas miran con curiosidad cuando la granjera Dot McCarthy se acerca con su teléfono móvil para grabarlas comiendo heno o haciendo cabriolas en el establo.

El video de los animales aparece en una llamada de Zoom en la que, al otro lado, otros tres participantes sonríen mientras McCarthy les va diciendo los nombres de los mamíferos.

Al mismo tiempo, un empleado de la granja, que filma a otra cabrita, participa en otra videollamada.

El precio del servicio ofrecido por Cronkshaw Farm, granja ubicada en Lancashire, en el noroeste de Inglaterra, es de 5 libras (7 dólares, 6 euros) por cinco minutos en cualquier plataforma de videollamada.

Los clientes pueden elegir entre siete cabras de la granja, que van desde la veterana Margaret hasta la pequeña Lulú, de pelaje marrón y blanco y a la que empiezan a salirle los cuernos.

Publicidad

"Digamos que tienen una videollamada de trabajo o una llamada familiar muy larga que se vuelve aburrida", explica la ganadera. "Hacen una reserva para que una cabra se una a ustedes y ver si sus compañeros de trabajo se dan cuenta".

Con un poco de suerte, la invitada sorprenderá a los participantes con un sonoro balido.

Es un negocio en auge, asegura esta granjera de 32 años.

"Empezó como un chiste -poniendo cabras en videollamadas para gastar una broma a la gente durante su rutina laboral- y realmente se ha vuelto una chifladura".

Desde que empezó a ofrecerlo hace casi un año, el servicio le ha aportado 50.000 libras. "¡Es una locura!", reconoce Dot McCarthy.

Antes de la pandemia, la pequeña granja familiar, que también cría ovejas y pollos, ya se había diversificado ofreciendo visitas guiadas, demostraciones de perros pastores, habitaciones hoteleras e incluso yoga con cabras.

Publicidad

Ahora, gracias al éxito de las cabras en Zoom, ha podido mantener durante el confinamiento a los dos empleados a tiempo parcial que había contratado recientemente.

Aun así, la granjera mantiene la cordura ante lo que llama "la ola" de estas videollamadas.

"Lo vengo diciendo desde el primer confinamiento, realmente creo que solo va a durar un tiempo", dice riendo. Pero "mientras la gente quiera cabras, llevaremos las cabras a la gente".

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias