Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Terremoto en Marruecos: padre e hija perdieron a diez integrantes de su familia

En medio de lágrimas, Imane Ait recuerda a su pequeño hermano de 12 años, quien falleció en medio del terremoto en Marruecos, luego que una vivienda se derrumbara y le cayera encima. Esta es la historia.

Thumbnail

Se agudiza la crisis humanitaria tras 6 días del terremoto en Marruecos que cobró casi 3.000 vidas. Un nuevo sismo de magnitud 4.6 sacudió en las últimas horas el noroccidente del país y causó pánico entre los pobladores.

Imane de 19 años limpia las lágrimas de su padre. No solo lo perdieron todo materialmente, pues bajo los escombros sobre los que ahora caminan estaba su hogar hace tan solo 6 días. El terremoto en Marruecos también les arrebató a diez de sus familiares, incluido su pequeño hermano de 12 años.

“Mi hermano era un niño muy amable. Dos días antes del terremoto se había matriculado en la escuela y tenía listos los libros para empezar a estudiar”, dijo Imane Ait.

Tras varias horas de caminar sobre las ruinas, Imane encontró un doloroso recuerdo: la fotografía de su hermano. “Este es mi hermano. Aquí tenía 6 años”, dijo sosteniendo la imagen de su ser querido.

El padre de la joven, Ibrahim Ait, relató cómo halló el cuerpo del menor de edad.

Publicidad

“Lo saqué de aquí abajo. Lo encontré acostado. Mientras dormía, todas las piedras, ladrillos y maderas le cayeron encima, y la casa de al lado se derrumbó sobre la nuestra y le provocó la muerte”, indicó el padre de familia.

Este sentimiento de vacío, abandono y tristeza se extiende a miles de ciudadanos de Marruecos.

“No tenemos comida ni lugar para dormir. Todo lo que teníamos en la vida se ha ido”, indicó Ehouline Erkouch, ciudadana afectada por el terremoto en Marruecos.

Publicidad

Y es que por sexto día consecutivo cientos de personas durmieron en las calles. Otros, por su parte, han logrado un espacio en los centros de acogida instalados.

Entretanto, las esperanzas de los rescatistas se agotan y se acerca la difícil decisión de poner un alto a las labores de rescate, para proceder con la remoción de los escombros.

En otras noticias que puede leer:

  • Publicidad