mundo
12:18 pm - 13 de Junio de 2018

Venezolana saltó de un tercer piso para escapar de hombre que la apuñaló, la violó y le lanzó ácido

El sujeto intentó quitarse la vida tomando veneno mezclado con yogurt. La mujer perdió un ojo por las heridas. Ocurrió en Perú.

Gilda Sol Mujica se fue de Venezuela por las razones que ya el mundo conoce, la búsqueda de un mejor futuro. Llegó al país inca y, en vez de conseguir una vida más tranquila, encontró a su verdugo, quien estuvo a punto de matarla con una sevicia casi indescriptible.

Sol vivía en un apartamento alquilado y recientemente había sido víctima de los ladrones, lo que la motivó a buscar otra vivienda. Quiso informarle a la dueña del predio que se mudaría, pero al no encontrarla le envió un mensaje con el hijo, sin sospechar que este intentaría asesinarla.

Un mes antes, el sujeto, identificado como Reyner Alvarado Meza, le había mandado unos 15 mensajes de texto, relató Gilda a Tv Perú Noticias. En uno de ellos le pedía perdón por el atrevimiento de escribirle “la amo tanto desde el primer día que la vi”.

La víctima asegura que jamás le respondió ninguno de los mensajes y que él tampoco había insistido más. Afirmó que el contacto reciente solo fue para llevar el mensaje a la dueña del sitio. Sin embargo, ese día se volvieron a ver.

Alvarado Meza llegó con una bolsa en la mano a la cual la mujer no puso atención. Él ingresó a una habitación y le pidió que se acercara para observar algo, pero todo hacía parte del macabro plan.

En cuanto Gilda Sol y Reyner Alvarado estuvieron a solas, el sujeto le lanzó el ácido en la cara. Fue más allá y, empuñando un arma blanca, se lanzó sobre ella y le causó heridas en el cuello, así como una profunda cortada en la mano.

“Muere, maldita, tienes que morir. Vas a morir por haberme rechazado. Yo te amaba y tú me rechazaste”, fueron las palabras del agresor durante el ataque, según el testimonio de la propia víctima a Tv Perú.

Al verla indefensa, la violó. Cuando pensó que estaba muerta, el hombre tomó el teléfono y avisó a alguien que pretendía cortarla en pedazos para después meterla en una bolsa negra y deshacerse de su cuerpo.

“Con un dedo colgando”, ella se arrastró hasta una ventana del apartamento, ubicado en un tercer piso, y se lanzó al vacío. Esta caída le ocasionó fracturas en un pie, tobillo y pierna izquierda, lesiones que se sumaban al ataque con ácido y las múltiples puñaladas.

La joven de 27 años, que llevaba 8 meses viviendo en Perú, fue trasladada hasta un hospital, donde se recupera de las lesiones y desde donde envía un mensaje al presidente Martín Vizcarra para que su caso no quede impune.

El atacante, aunque trató de suicidarse, se salvó y se encuentra detenido en un hospital. 

Este fue el testimonio de Sol: 

 

Ver Comentarios

d